Catriel25Noticias.com abusos_cartel_justicia Abusos en el Jardín: la batalla de los abogados. Hay una red de pedofilia? Uncategorized    27/05 – 25 de Mayo (C25N) Los abogados de ambas partes hacen su juego. Por un lado se dice que hay pruebas de abuso y por la defensa de los acusados, “inverosímil, no hay nada”. Se está ante una red de pedofilia?

El abogado que representa a los padres de los niños, Sebastián País Rojo, afirmó que las pericias de la causa y los testimonios de los niños aportan pruebas sobre un caso “sin precedentes”.

“Ya hay confirmado que algunos niños sufrieron lesiones físicas compatibles con abusos”, afirmó el abogado Sebastián País Rojo, representantes de los padres de los niños que denunciaron abusos en el jardín de infantes de 25 de Mayo.

El letrado, como parte de la querella, tuvo acceso a los testimonios en Cámara Gesell de ocho niños y a las pericias médicas que se les practicaron.

País Rojo precisó que siete de los niños habían iniciado la salita de 4 en marzo de este año y uno de ellos ya estaba desde el año pasado.

“Si estos hechos ocurrieron, han tenido que ocurrir con un grado de anuencia o complicidad de quienes tenían los menores a su cargo, eso tendrá grados, habrá que probarlos. No pueden haber pasado desapercibido a 23 personas mayores. Estamos hablando de algunas que pueden estar involucradas y de otras que, claramente, no”, indicó, en declaraciones al noticiero de la CPE.

“Estamos convencidos de que hay gente que tiene que haber visto algo mínimamente, algun movimiento sospechoso, no propio, o que pudieran confundir con una salida escolar. Los hechos demuestran que no lo fueron”, explicó.

Y reconoció: “Sabemos que es delicado porque debe haber miedos de que se les vuelva en contra por no haberlo dicho antes. Pero precisamos que cualquiera que haya visto algo que no encaje en la dinámica normal, lo cuente”.

Cuando le consultaron sobre si se investigaba una red de pedofilia, respondió: “La investigación se está encaminando, primero y principal, a determinar quiénes son los menores afectados, contenerlos y brindarls asistencia. Si los casos se van confirmando, como tenemos elementos para suponer que puede ser así, y las injerencias de algunas pesonas más pueden ir confirmando, no se si una red de pedofiia, pero sí estaríamos en un caso de una magnitud importante de muchos adultos intervinientes y de muchos menores afectados.

Pero sin dudas que hay un caso sin precedentes”.

“Hay ya confirmado que algunos de los niños sufrieron lesiones físicas compatibles con situaciones de abuso. Hay que dilucidar quién las generó, pero las lesiones están”, concluyó.

 

“Es todo muy inverosímil”, dice Gebruers, el defensor de los acusados en 25 de Mayo

A pesar de los avances en la investigación, el abogado Omar Gebruers sostuvo que “no hay nada” que comprometa a Tatavitto y Tello y que la acusación “está armada”.
“No hay nada que confirme las denuncias”, afirmó el abogado Omar Gebruers, defensor de los dos detenidos por los casos de abuso sexual a niños de un jardín de infantes de 25 de Mayo, el profesor Sergio Marcelo Tatavitto y la docente María José Tello.

Consultado por El Diario, elabogado santarroseño afirmó que los testimonios de los niños, tomados en Cámara Gessel, no comprometen a los acusados. “No hay nada que confirme las denuncias contra los imputados. Ninguno de los niños confirmó los hechos ni reconoció la quinta a la que los habrían llevado para cometer semejante delito”, dijo. “La acusación está armada”, disparó.

“Solo una nena reconoció en treinta fotos que le mostraron la entrada a la quinta. Pero dijo que la recordaba porque era donde la mamá había querido romper la puerta, había querido entrar. Eso fue después de que se hizo la denuncia”, manifestó. También aseguró que ninguno de los chicos habló de los traslados a la quinta y que uno de ellos se refirió al “señor pelado” porque el padre le había dicho que era “malo”.

“Ninguno de los testimonios de los niños imputa a los acusados ni avaló los hechos denunciados por los padres. Me llama la atención que no se alegren cuando se enteran de que las Cámara Gessel determinan que no hubo abuso. Parece que los padres quisieran que fuera cierto en lugar de alegrarse porque sus hijos no han sido víctimas de tamaños delitos”, apuntó.

El abogado sostuvo que los acusados trabajaban en un lugar junto a otras “23 o 25 personas y es imposible en ese contexto sacar de a tres niños para llevárselos a una quinta en la que se supone que se habrían producido los hechos denunciados. Es todo muy inverosímil, no hay posibilidad de que puedan haber ocurrido los hechos así como los cuentan”.
Gebruers subrayó que “ninguno de los compañeros de trabajo de los acusados avaló las versiones de los padres, es más, entre uno de ellos hay una psicóloga que declaró en el juzgado que Tatavitto no tiene el perfil de un abusador”.

“Hasta ahora hay 8 denuncias y la fiscalía evaluaba si se daba curso a otras que han aparecido. Se habló de una red de pedofilia y por ello se incautaron computadoras, cámaras fotográficas, pen drives, y cuando los abrieron, no encontraron nada que tenga que ver con abusos sexuales. Solo se ven fotos familiares”, aseveró.

RED DE PEDOFILIA?
La Justicia busca datos en computadores de oficina, netbooks, celulares y cámaras de los dos acusados. El material -de acuerdo a lo que se pudo saber – procede de los allanamientos realizados en 25 de Mayo y en Catriel. No habrá clases durante toda la semana, pero sí una jornada institucional con profesionales de Buenos Aires.

La pesquisa judicial por los abusos sexuales que sufrieron las nenas y los nenes del jardín de infantes de 25 de Mayo, apunta a establecer si los acusados, Sergio Marcelo Tatavitto y la maestra María José Tello, integraban una red de pedofilia.

En total las acusaciones son por ocho casos, pero además se sumaron otras denuncias que serán evaluadas. Durante la semana podría concretarse la formalización por los otros casos que se sumaron en las últimas jornadas.

El fiscal Máximo Pérez Flores explicó que “desde esta mañana (por ayer) comenzamos a abrir todo el material informático secuestrado: computadoras, netbooks, notebooks, cámaras fotográficas, filmadoras y celulares”. La tarea de la apertura estuvo a cargo del personal de la Brigada de Investigaciones de Santa Rosa como auxiliares de la justicia.

El material procede de los allanamientos realizados en 25 de Mayo y en Catriel, la localidad rionegrina ubicada a 30 kilómetros de la primera. Sergio Tatavitto tenía domicilio en Catriel, pero además tenía una casa quinta en la localidad pampeana. Esa casa quinta está ubicada a mil metros del jardín de infantes: allí se habrían producido los abusos. Esos dos lugares y el domicilio de la maestra jardinera María José Tello (de apodo “Majo”) fueron allanados. Además, la Justicia dispone de la PC del escritorio de Tatavitto, que disponía de una oficina por su cargo de secretario de la coordinación de los colegios secundarios de la zona Sur, área II con sede en 25, en el colegio secundario “José Alfageme”.

Pérez Flores afirmó -ante la consulta de El Diario si investigaban una red de pedofilia- que “se abre el panorama para un montón de circunstancias. Primero hay que reunir la evidencia”. Además, ratificó que la investigación “no está limitada a dos personas”, pero que los acusados son dos, en referencia a Tatavitto y Tello. El fiscal dijo que “por ahora hay acusaciones por ocho casos. Pero hay unas cuantas denuncias más. Durante la semana veremos si se reúnen más elementos y se realiza la formalización por los otros casos”.

Modus operandi

Según trascendió, los testimonios de las víctimas (nenes y nenas) coinciden en describir que eran sacados del jardín y trasladados a un lugar (la casa quinta de Tatavitto) para actividades recreativas.

“La seño los separaba en un grupo de tres nenas o tres nenes (nunca nenas y nenes juntos) para ir al “lugar secreto”, los pasaba a buscar el “profe pelado” y en un vehículo los llevaba a la casa donde iban a realizar tareas de recreación (cantar, bailar, desfilar, y a veces, pileta). Una vez en el lugar, comenzaban “las tareas” que consistían en escuchar música y desfilar, la canción que más recuerdan es “mueve el totó”.

En ese “lugar secreto” (la chacra), a unos mil metros del Jardín, había una logística preparada para la ocasión. Luego del “desfile”, quienes se portaban bien tenían acceso a la “Sala Mágica”, donde entre otras cosas, había una cámara de video y de fotos. También se habría comprobado que había una especie de laberinto donde los pequeños debían cumplir con el itinerario para llegar al premio final, donde recibían una recompensa con golosinas. A veces y cuando hacía calor, los menores pasaban momentos en la pileta.

Era todo tan “normal” dentro de las actividades, que supondrían que era una tarea más del jardín y con un fin pedagógico. “La seño Majo sería la encargada de preparar a los chicos para ‘la aventura’”, trascendió.

En el caso de las nenas, se las sometía a miramientos y toma de fotografías y filmaciones, no trascendió, hasta ahora, sobre tocamientos y/o violaciones. “Con respecto a los varoncitos, dos de ellos fueron revisados por los médicos y recibieron tratamiento psicológico y “estaría” comprobado que hubo en dos casos, abuso y violación”,

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.