“Maxi se encuentra estable y evoluciona favorablemente”, informó, esta tarde, la familia del joven Farias de Catriel que este lunes fue protagonista de un grave accidente en el km 90 de la ruta nacional 151, que tuvo un saldo de tres muertos. Por otra parte los hijos del matrimonio fallecido, que están hospitalizados en Catriel, serían trasladados en un avión sanitario a San Juan.

 

Este lunes se generó una gran conmoción en toda la comunidad debido al siniestro vial en ruta 151 que le costó la vida a un matrimonio oriundo de San Juan y un trabajador petrolero de Catriel. Ocurrió en la zona conocida como “la escondida”, en el kilómetro 90 de la ruta nacional, a unos 30 kilómetros de Catriel.  Los vehículos siniestrados fueron un Toyota Corolla y un Chevrolet Corsa.

Tras el accidente, Maxi Farías, conductor del toyota, fue trasladado a la clínica Perón, en tanto que los hijos del matrimonio sanjuanino, que circulaban en el chevrolet, fueron derivados al hospital de “Cecilia Grierson”

 

PARTE MÉDICO

 

Maxi Farías sufrió una fractura de cadera, pero al ingresar a la clínica catrielense se determinó que tenía una lesión interna mucho más grave, una fisura en el intestino delgado que le provocó una importante pérdida de sangre, por lo que debieron reponer casi 4 litros, y extirpar parte del intestino dañado, además sufrió un hematoma en el pulmón.

 

Se le realizó una cirugía de complejidad, y fue intubado, con asistencia respiratoria. “Se salvó de milagro”, dijo su hermano en diálogo con Radio Alas y C25N.

 

El parte médico de este martes indica que se encuentra estable,  evoluciona favorablemente, los análisis están dando buenos resultados gracias al aporte de la sangre que se le colocó, continúa en observación, con asistencia respiratoria, satura bien.

Poco a poco le van a ir quitando los sedantes para ver su evolución, si puede respirar por sus propios medios, y sacarlo del coma inducido.

 

Por otra parte, los hijos del matrimonio de San Juan tienen 12 y 18 años, se encuentran en buen estado de salud hospitalizados en Catriel, y su familia está tramitando la contratación de un avión sanitario para trasladarlos a su provincia de origen. Una hermana mayor, de 23 años, está a cargo de las diligencias, y de confirmarse el traslado, el avión bajaría en el aeródromo de 25 de Mayo.

 

La familia de Maxi Farías dejó un mensaje a toda la localidad catrielense: “queremos agradecer a todos los que se preocupan por la salud de Maxi, y a los vecinos que asistieron a donar sangre. Que Dios los bendiga y eternamente gracias”, concluyeron.

5 / 100

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.