Catriel25Noticias.com abuso31 Aportes para la prevencion y difusión responsable del abuso sexual Uncategorized    Catriel. A raíz de la terrible situación ocurrida en estos días en la vecina ciudad de 25 de Mayo y luego de un análisis del panorama en general (hechos y dichos) nos sentimos en la necesidad de dar nuestro punto de vista como profesionales que, lamentablemente, intervenimos en este tipo de circunstancias frecuentemente.

Al enterarnos de los hechos ocurridos, como todos los ciudadanos, sentimos un profundo rechazo, repudio e indignación. Tal como suele suceder en estos casos, se convirtió en una problemática de interés social. Es así como los medios de comunicación se hicieron eco de esto y comenzaron a cubrir los hechos y a hablar sobre el maltrato y abuso en niños, niñas y adolescentes.

Hemos visto como muchas veces, con la necesidad de la primicia o la noticia, periodísticamente se han abordado situaciones sumamente complejas y no siempre con la conciencia y responsabilidad que se requiere.

Lamentablemente, sentimos que al tocarse un tema tan delicado como este, no se tienen los recaudos necesarios a la hora de informar a la población, provocando una mayor paranoia, miedo y consternación en la misma..

El lenguaje impacta en lo social, por lo que las cosas que se dicen, las palabras que se usan y el modo en que se usan son fundamentales, sobre todo cuando se abordan temáticas relacionadas a niños, niñas y adolescentes que se encuentran atravesando una situación de vulnerabilidad. Una palabra o una imagen inapropiadas en una noticia, puede cercenar o violar abiertamente derechos de la infancia. Creemos que es sumamente importante conservar el equilibrio entre la información que se provee y el respeto por la intimidad de la persona afectada.

Consideramos que los medios tienen que alejarse del morbo y evitar espectaculizar los hechos. Clara y rotundamente el exponer detalles, los llamados “relatos del horror”, individualiza y estigmatiza a los chicos/as involucrados, los etiqueta, vulnerando sus derechos (derechos reconocidos y amparados por la ley). En contraposición a esto, creemos que es mucho más saludable, correcto y legal abordar estas temáticas desde la prevención, con información que enseñe, promueva y colabore en la garantización de los derechos esenciales de la niñez y la juventud.

Otra de las cuestiones que nos parece troncal a la hora de tratar este tipo de problemáticas, es posicionarnos en una visión constructivista, es decir, intentar corrernos del lugar de la culpabilización del victimario, para pensar en el niño/a o joven vulnerado.
La tarea de prevención y protección de niñas, niños y jóvenes que han atravesado una situación de abuso, se topa con diversos obstáculos, entre los cuales destacamos la desinformación acerca de las señales que indirectamente alertan sobre el problema.
Existen señales que la familia o adultos del entorno deben atender, que pueden dar el puntapié para sospechar de abuso sexual:

· Señales físicas de una enfermedad de transmisión sexual.
· Señales de lesión de los genitales.
· Síntomas de embarazo.
· Miedo a estar a solas con los adultos.
· Conocimiento de relaciones sexuales a un nivel más avanzado de los que se espera de una niña o niño de su edad.

Estos indicadores son pistas que nos pueden orientar a comprender que está pasando con el niño o niña. Un solo indicador o varios, por sí mismos, NO evidencian maltrato, pero pueden ponernos en alerta. Nuestra capacidad de ayuda depende de una buena observación.
Un ambiente de diálogo y confianza, y la información que brindemos desde todos los ámbitos puede prevenir situaciones de abuso o facilitar la formulación del pedido de ayuda por parte de los niños, niñas y adolescentes.

Es tan importante evitar la judicialización de aquellos casos que no lo requieren, como realizar la denuncia a la justicia cuando la gravedad de la situación lo amerita.
Otra cuestión muy importante es evitar la revictimización, es decir, tratar con dignidad y respeto a los niños, niñas y jóvenes que hayan atravesado este ultraje. Debe limitarse al mínimo toda injerencia en su vida privada y cantidad de intervenciones a la que sea expuesta, así asegurar que no se realicen intervenciones innecesarias.
Esperamos este material sirva como aporte significativo para socializar con la comunidad y poder prevenir abordajes inadecuados o irresponsables.

Profesionales que integran el Equipo Técnico
de Apoyo Pedagógico de Educación

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.