Pablo González, presidente de YPF, indicó que está previsto un aumento del 5% en los combustibles en los próximos días -se prevé para el fin de semana-, el tercero de una serie de ajustes que anunció la compañía en su momento y que, remarcó el titular de la mayor petrolera del país, serán los últimos del año. Es así que expresó en declaraciones radiales: “ La nafta va a aumentar menos que la inflación”.

 

“Va a aumentar 28,1% sin importar si la inflación es mayor al 29%”, apuntó González refiriéndose a la previsión de inflación incluida en la Ley de Presupuesto 2021. “El petróleo es un commodity, el precio es internacional. En el caso del petróleo, el barril estaba cotizando en un nivel de u$s 69. Si nosotros trasladáramos ese nivel de precio al surtidor hoy la gente estaría pagando $ 130 el litro de nafta”, describió en una entrevista con Radio 10.

 

 

González manifestó que en esos dos meses que lleva al mando de la compañía, que tiene mayoría accionaria del Estado nacional, está continuando el análisis para equilibrar el precio del surtidor con el plan de inversiones para recuperar la producción de petróleo y gas. “YPF será este año la que más va a invertir en el rubro, con u$s 2.700 millones, entre el Plan Gas.Ar y para producir petróleo”, explicó.

 

“Hubo que equilibrar y darle previsibilidad al sector, acompañar la política energética del gobierno nacional, pedirle a la gente un esfuerzo pero garantizarle que estos aumentos que se fueron dando son los últimos del año, pero además le estamos garantizando que gracias a esto vamos a poder invertir lo que YPF necesita para producir gas y petróleo e impedir que se importe combustible”, comentó el presidente de la empresa.

 

En ese sentido, a pocos días de que se concrete un nuevo aumento en el precio que figure en las pizarras de las estaciones, González aseguró que los aumentos tendrán un tope bien definido este año. “El impuesto a los combustibles líquidos aumenta lo que sube la inflación. Sabemos que la gente está haciendo un esfuerzo, lo entendemos, y queremos devolverle eso a la gente con un mejor servicio y más inversiones”, subrayó.

 

El directivo aclaró que el último ajuste que se viene contiene un componente de suba por efecto de la suba del Impuesto a los Combustibles Líquidos (ICL) y confirmó que el tributo será revisado por el Congreso, en la nueva Ley de Hidrocarburos. “El ICL está descolgado de todos los componentes que hay que tener en cuenta para definir la política de precios para manejar equilibrio”, apuntó.

 

 

“En diciembre del 2019 nos encontramos con una YPF que perdió reservas, con caída de reservas de producción de petróleo y gas, con caída de inversión de un 30%. Además, en el 2018 aumentó un 64% la nafta y en 2019 un 44% hasta agosto. Habían establecido un precio ficticio del barril para congelar la nafta siendo una medida netamente electoral. Lo más grave es la caída de producción e inversión que te lleva a importar y perder puestos de trabajo”, abundó.

 

Por último, González se refirió a las recientes mejoras en los resultados trimestrales de la empresa, publicados recientemente: “En el caso de YPF es cierto que los ingresos crecieron un 17%, todavía estamos debajo del nivel prepandemia, pero la situación todavía es delicada porque estamos en pandemia”.

 

“Quiero destacar el manejo financiero que logró una reducción de la deuda al nivel más bajo desde 2015. Fue una decisión que tuvimos que tomar, porque nos pedían 15% por tomar deuda que nos hubiera venido muy bien para invertir más rápido pero el costo era muy alto”, concluyó.

11 / 100

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.