bebeComenzó la temporada del Virus Sincicial Respiratorio (VSR) y los bebés y niños están en la mira. Este virus es uno de los principales causantes de la bronquiolitis, porque afecta las vías aéreas inferiores o ‘bronquiolos’. Ataca en especial a los más pequeños y al no existir una vacuna, es fundamental evitar la exposición de los bebés al contagio.

Los más vulnerables son los recién nacidos, los prematuros de bajo peso y los chicos con cardiopatías congénitas, que tienen un riesgo cuatro a cinco veces superior de internación por esta infección respiratoria. Para ellos, existen medidas de prevención especiales.

LA BRONQUIOLITIS ES CAUSA FRECUENTE DE INTERNACIÓN EN CHICOS MENORES DE UN AÑO

“Es el virus predominante en infecciones respiratorias en lactantes. Circula durante todo el año, pero tiene mucho más impacto en la época de brote, que por lo general comienza a fines de abril o ahora más tardíamente en mayo, con el comienzo del frío, y sigue circulando hasta comienzos de septiembre”, asegura el doctor Néstor Vain, médico pediatra, vicepresidente de la Fundación para la Salud Materno Infantil (FUNDASAMIN).

Fácil contagio

Se transmite de persona a persona por el contacto directo con secreciones nasales. “Uno de los problemas más serios de este virus es que queda durante mucho tiempo en superficies como por ejemplo las mesas, las mesadas, las manos”, explica el especialista, por lo que “hay que insistir en el lavado de manos, en especial cuando se va a tocar a un recién nacido o un lactante”.

La mayoría de los bebés que padecen una enfermedad respiratoria de este tipo no requieren internación y en caso de necesitarla, es por períodos menores a cinco días. Sin embargo, en bebés con alto riesgo y con menos frecuencia en niños aparentemente sanos, puede provocar una enfermedad severa con complicaciones graves.

Los lactantes prematuros con ciertas afecciones pulmonares producto de haber recibido ventilación mecánica por largo tiempo o con cardiopatías congénitas tienen un riesgo cuatro a cinco veces mayor de hospitalización por infección por VSR respecto de los niños sanos, como también más riesgo de evolución grave y complicaciones.

Niños de alto riesgo

En todos los lactantes pequeños pero en especial en los de alto riesgo, deben efectuarse recomendaciones para la prevención de las infecciones respiratorias. Estas incluyen la promoción de la lactancia materna, evitar el humo en la habitación, el lavado de manos sistemático antes de tocar al niño y evitar en lo posible contacto con niños de edad escolar, en especial época invernal.

Actualmente, otra medida importante para reducir el riesgo es la inmunización pasiva, incluida en la “Estrategia Integral de Prevención de Infecciones Respiratorias en prematuros de alto riesgo” del Ministerio de Salud de la Nación y en niños portadores de cardiopatías con inestabilidad hemodinámica significativa, según las recomendaciones consensuadas con las Sociedades Científicas.

La inmunidad persiste un período acotado de tiempo, por lo que es fundamental la aplicación mensual para mantener los niveles adecuados de anticuerpos contra el VSR durante la época de mayores brotes causados por el virus.

“Este plan se da en los grandes hospitales, acompañado de un seguimiento durante muchos meses y hasta años. Las obras sociales y las prepagas cubren la medicación. Pero hay que aclarar que además hay que aplicar todas las medidas de prevención porque si no el chico se va a infectar igual”, advierte el doctor Vain.

Esta medida debe utilizarse junto con otra estrategia fundamental: la lactancia materna, ya que los bebés alimentados con leche materna tienen menor riesgo de enfermar y sufrir complicaciones por esta infección gracias a las propiedades inmunológicas de la leche humana.

Inmunizaciones que ayudan

Si bien no hay vacuna para prevenir la bronquiolitis, los especialistas del ministerio de Salud de la Provincia explican que las inmunizaciones antigripales y antineumocócicas fortalecen el sistema inmune de los más chicos, y los coloca en una situación de menor vulnerabilidad frente a los virus que generan infecciones respiratorias agudas.

En tanto, las salas sanitarias y los hospitales públicos ya cuentan con toda la medicación necesaria para afrontar el pico más alto de las denominadas Infecciones Respiratorias Agudas Bajas (IRAB), que se da en los próximos dos meses.

Cuándo consultar

Vain recomienda que “en cuanto los padres noten que el bebé respira más rápido, con o sin secreción nasal (mocos), y que al niño le cuesta comer, que no puede tragar la comida, y se le dificulta dormir, consulten”.

“A medida que la enfermedad avanza puede haber un cambio de coloración que indica que el niño está necesitando oxígeno. En los lactantes muy chiquitos, de veinte días o un mes, a veces el principal síntoma no es la respiración sino la coloración; el bebé se pone más pálido, con un color azulado alrededor de los labios, que los médicos llamamos cianosis, y ello indica que le falta oxígeno. Por supuesto se debe consultar antes de llegar a esta instancia”, concluye.

INFOBAE

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here