El Ministerio de Trabajo de la Nación salió a abortar un paro nacional petrolero con una conciliación obligatoria en el marco del conflicto salarial con las empresas productoras y de servicios. La medida rige por 15 días y fue comunicada sobre el filo del inicio de un paro convocado para las 20 de ayer por todos los sindicatos petroleros del país, luego de otro fracaso en la paritaria.

El sindicato neuquino de Guillermo Pereyra se había plegado a la medida. De todos modos, los yacimientos de la provincia están parados por el impacto de los piquetes de los autoconvocados de la salud.

El paro petrolero había sido convocado por los líderes de los gremios de todo el país, entre quienes se destacan Pereyra y el chubutense Jorge Ávila, con jurisdicción en el yacimiento Cerro Dragón, que conserva una alta capacidad de producción de petróleo convencional. La convocatoria se había lanzado luego de que las compañías petroleras no se acercaran a las demandas sindicales al verse frente a frente en el Ministerio de Trabajo de la Nación, en una audiencia que había generado expectativas.

Los gremios estiman que los salarios petroleros están atrasados en un 30% después del sacudón que la pandemia le dio a la industria.

“Esta es la quinta vez que venimos a una reunión con las empresas y ya nos parece una falta de respeto esta dilación”, dijo Marcelo Rucci, secretario administrativo del sindicato petrolero.

“No hubo ninguna oferta sobre la mesa de negociación, y tal como habíamos advertido, después de cinco encuentros infructuosos lanzamos el paro total de actividades”, dijo Pereyra en un comunicado. “Sabemos que hubo reuniones entre las empresas, pero no llegaron a buen puerto”, remató

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.