La Agencia de Noticias Sputnik adelantó que la Argentina podrá obtener un total de 25 millones de dosis de la vacuna rusa Sputnik V contra el COVID-19, entre diciembre y la primera quincena de enero, según señaló el presidente Alberto Fernández, en una nota concedida a la agencia de noticias rusa.

«Estarían en condiciones de darnos 10 millones de cada una de las dos dosis (que requiere la vacuna), las podemos tener en diciembre acá y en los primeros días de enero podríamos tener, según me dicen, 15 millones de dosis más», anunció el presidente Argetino, quien agregó que «para diciembre podríamos tener vacunas y podríamos comenzar la vacunación».

El acceso a Sputnik V es clave para el Gobierno argentino, a fin de proteger en primer lugar a la población más vulnerable, y Alberto Fernández, puntualizó que “eso para nosotros es muy importante, porque nos permitiría vacunar a los sectores que están en riesgo en Argentina».

Según las estimaciones del presidente, gracias a las dosis del antídoto que ofrece la Federación Rusa «la mitad de la población argentina estaría vacunada».

Diálogo directo

El Gobierno venía conversando con el Fondo Ruso de Inversión Directa (RDIF) «desde hace ya bastante tiempo, tratando de ver cómo evoluciona la vacuna rusa», dijo el presidente al explicar los detalles de esta adquisición u expresó que “a nosotros nos importa mucho tener la primer vacuna que salga en el mundo, que nos ayuden a tenerla en Argentina».

El Fondo le propuso al Gobierno argentino la posibilidad de contar con una primera partida de dosis para el mes de diciembre, y la respuesta afirmativa fue inmediata.

«A diferencia de otros que fabricaban vacunas, no teníamos en Argentina un interlocutor con el que pudiéramos hablar; entonces personalmente combiné un viaje a Rusia de la viceministra de Salud, Carla Vizzotti, y Cecilia Nicolini, que es una asesora mía en mi condición de presidente», explicó Fernández.

El acuerdo alcanzado con Rusia se concretó tras el viaje a Moscú, que tuvo lugar entre el 17 y el 26 de octubre.

También fue integrante de la comitiva presidencial una funcionaria del Gobierno de la provincia de Buenos Aires, Raquel Méndez, porque desde la gestión que conduce el gobernador Axel Kicillof «habían intentado algunos acercamientos ya previos con el Fondo, y allí viajaron a ver el nivel de desarrollo de la vacuna tenía y la factibilidad de lograr ese objetivo».

«Y los resultados fueron muy buenos, porque el nivel de desarrollo de la vacuna es muy avanzado: por lo que nos dicen están culminando la fase 3», destacó el jefe de Estado.

El mandatario reconoció tener «muy buenas expectativas» y estar «muy esperanzado» en relación a Sputnik V.

«Seguimos avanzando, y lo que hemos logrado es ponernos, como yo llamo, online: cada paso que se da en Rusia y en la Organización Mundial de la Salud (OMS) para verificar la calidad y la aprobación de la vacuna ahora se está dando en Argentina», profundizó.

Una vez llegue el antídoto a Argentina, se harán las presentaciones correspondientes se hacen ante las autoridades rusas, ante la OMS y ante la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (Anmat).

El Ejecutivo todavía no ha concluido las negociaciones sobre el precio que pagará por cada dosis.

«Eso es algo que estamos discutiendo todavía, pero no estamos alejados; el precio de la vacuna rusa está, más o menos, en el promedio que las otras vacunas del mundo proponen», puntualizó después de hacer una salvedad con el medicamento que desarrolla la Universidad de Oxford y el laboratorio Astrazeneca, que no tendría fines de lucro.

5 / 100
alas giff1

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.