avion sol18/05 – En el vuelo fatal viajaba Fernando Pulozzi, un joven trabajador de Catriel, su familia también espera justicia.

A cuatro años de la caída del avión de Sol, que dejó 22 víctimas fatales, los familiares realizan una misa en la mañana del lunes en el lugar de la tragedia para honrar a sus seres queridos. “Trajimos algunos recuerdos, flores, velas y fotos”, dijo Juan Carlos Ruiz, papá de Juan Manuel fallecido ese 18 de mayo de 2011.
“Somos un número importante para honrar a nuestros seres queridos”, dijo Ruiz quien lamentó transitar “cuatro años de dolor, de espera y de lucha”.
“Evidentemente la empresa SOL no necesita defensores, los mejores defensores son el fiscal, el juez y hasta el juez de cámara”, expresó y añadió: “Es duro y doloroso”. Así se refirió a los dos expedientes: el de la tragedia y el de la quema de los pozos donde había restos humanos y partes del avión.
“El avión no estaba en condiciones”, aseguró. “Evidentemente hay mucho dinero sucio con la sangre de nuestras víctimas”, afirmó.
Comentó que le escribió una carta al papa Francisco, que envío por medio del obispo de Neuquén, pidiendo una oración por las víctimas y por la causa; y al tiempo recibió una nota desde el Vaticano donde le indicaba que el sumo pontífice cumplirá con lo solicitado.
El 18 de mayo del 2011 el vuelo 5428 partió del aeropuerto de la ciudad de Neuquén con destino a Comodoro Rivadavia. Contaba con 19 pasajeros y tres tripulantes, las 22 víctimas fatales de esta tragedia.
Cerca de las 20 el avión, un Saab 340, se precipitó en un descampado entre Los Menucos y Prahuaniyeu.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.