Empleados Toxicos

Entre el 5 y 15% de los empleados en una empresa tiene un perfil negativo, según algunos estudios de consultoras realizados en varios países. Estos estilos de conducta dañan directamente el ambiente laboral y afectan los objetivos de la organización.

El recurso humano es un elemento indispensable para el funcionamiento de una organización. Es por eso que desde el proceso de reclutamiento del personal se deben tomar las medidas necesarias para seleccionar al mejor talento.

Sin embargo, hay ocasiones en que las cosas resultan diferentes y se contratan perfiles negativos que pueden perjudicar gravemente el ambiente laboral, la productividad y los resultados de una empresa.

Si se desea realmente alcanzar los objetivos propuestos en una organización es necesario aprender a detectar empleados tóxicos e implementar las medidas correspondientes antes de que detengan el progreso de la empresa.

A continuación se publican algunas características que pueden ayudar a identificar a los empleados tóxicos de una organización.

No participa

Aquel empleado al que no le gusta participar en las dinámicas de la organización y siente que las capacitaciones son una obligación y no le interesa compartir sus habilidades con los demás miembros de su equipo es un claro caso de un perfil tóxico.

Un empleado que no comparte los mismos valores que tiene la organización, posiblemente no tenga la visión para desempeñar correctamente su trabajo y ayudar en el logro de los objetivos generales de la empresa.

Cero en productividad

Existen varios factores que afectan la productividad del personal. Sin embargo, a pesar de brindarle las mejores condiciones laborales, los empleados tóxicos jamás aportarán los mejores resultados.

Además, la actitud y conducta que tengan dentro de la organización puede influir en el rendimiento de los demás miembros del personal de la organización. Por ello, es necesario identificarlos antes de que propaguen su comportamiento al resto de sus compañeros.

Son quejosos

Un empleado tóxico jamás estará de acuerdo con cualquier situación dentro de la organización y siempre buscará el lado negativo. Sus actividades le parecen excesivas, nunca se siente valorado por los altos directivos, estima que no está bien remunerado y que los beneficios que se le ofrecen son inadecuados para su esfuerzo y conocimiento.

Sus constantes quejas suelen contagiar de negatividad a otros miembros del equipo.

Tienen una actitud soberbia

Así como se quejan constantemente, consideran que la organización no los merece y, por lo tanto, no respetan ni los rangos jerárquicos ni a sus compañeros de trabajo. Discutir con ellos es cansador ya que jamás admitirán sus errores, y si cometieron alguno culparán a otra persona.

Se pueden detectar fácilmente en la rotación de puestos, principalmente en gerencias o supervisiones, pues al adquirir poder ocupan su posición para delegar sus actividades a otros u obtener tratos preferenciales.

No son leales a la empresa

Conocer su lealtad es difícil, pues este perfil negativo suele tener doble personalidad. Por un lado, se quejan constantemente de la organización y no están de acuerdo con su cultura organizacional y por otro, cuando se presentan ante sus supervisores o con los altos directivos, muestran una actitud de apoyo incondicional.

Por esta razón es importante contar con un equipo a cargo de la gestión de capital humano.

Se sienten agredidos

Cualquier comentario, retroalimentación o llamada de atención (ya sea en equipo o particular), lo tomará personal. Considerará que las tareas que le son delegadas son respaldadas por una mala intención y agotará su energía en posibles escenarios de confrontación.

¿Cómo hacerles frente?

No se trata de tomar decisiones drásticas y realizar despidos colectivos. La finalidad es implementar estrategias que puedan corregir este comportamiento que suele complicar al resto de los compañeros.

Se puede echar mano de plataformas de e-learning, para la capacitación y desarrollo del capital humano, las cuales ayudarán a fortalecer la integración del personal de una empresa, crear un equipo fuerte encargado de la gestión de recursos humanos e incluso, a optimizar el proceso de reclutamiento de personal.

Sólo es cuestión de analizar la situación de la empresa y elegir la mejor opción para su crecimiento.

“Se trata de un empleado, que, por una actitud y comportamiento inadecuados, genera energía negativa a su alrededor”.

Paco Muro, Presidente Ejecutivo de la consultora de RR.HH., Otto Wálter.

 

Los hay conflictivos y holgazanes

Conflictivos: critican siempre a los demás y no ven sus propias carencias, cuestionan todas las decisiones, se quejan y buscan culpables entre los compañeros cuando se comete un error.

Holgazanes: lo que les gusta es estar muchas horas en la oficina sin hacer nada, son verdaderos artistas en lograr que los otros hagan su trabajo.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.