Poner PLAY y escuchar FM ALAS 95.1

(C25N) Uno de los delincuentes fue atrapado esta tarde por la policía local luego de varios allanamientos donde se secuestraron pruebas, entre ellas, un handy. Estuvo cuatro horas detenido y luego el juez de la causa ordenó su libertad. Llamativamente estuvo más tiempo en la comisaría el taxista asaltado y golpeado que el delincuente que lo agredió, robó y abandonó.

 

Entrevista al Taxista:

 

“No buscaban solamente el dinero, me querían limpiar”. Crudo relato de Oscar Acuña el taxista que, esta madrugada,  fue asaltado, maniatado, herido de arma blanca, secuestrado y finalmente abandonado en Colonia Ovejero.

 

Este grave hecho conmocionó a toda la localidad, se registró alrededor de las 03:00 hs de este viernes, Oscar se encontraba trabajando en la remisería “El águila” ubicada en Avenida San Martín y en esos instantes se recibió un pedido desde la otra base de calle Libertad y Nassau, solicitando un móvil para dos masculinos. El taxista se dirigió a  bordo de un Fiat uno al lugar, donde comenzó un raid de extrema violencia, robo y amenaza de muerte.

 

En diálogo con Radio Alas y C25N, Oscar Acuña contó lo sucedido: “fue una noche como cualquier otra, trabajando para ganarse el pan, me tocó la mala suerte de llevar a estos dos malvivientes, estas lacras que se ensucian las manos por tan poco. No buscaban solamente el dinero, me querían limpiar”.

 

“Para mi eran pasajeros como cualquier otro, estaban pasados de copas… muchas veces te toca llevar gente que están bajo el efecto de las drogas”, expresó el taxista de 40 años. “Los iba a dejar al Barrio Santa Cruz, cuando llegamos a destino me di cuenta que nos buscaban eso, sino que querían robar. Yo atiné a defenderme, les dije que se llevaran todo, que quería volver a mi casa con mi familia, pero ellos estaban nerviosos, impacientes porque pensaron que los iba a delatar”, dijo.

 

Con signos de la violencia sufrida por parte de los delincuentes, un labio hinchado, corte de arma blanca  en la mano, Oscar continuó con el duro relato: “se bajó uno de ellos, el otro me sujetó por detrás y me colocó un cuchillo en la garganta, yo no me había dado cuenta y trate de zafar, me dijo ‘quedate quieto que te corto’… empezamos a forcejear y me largó varios puntazos en el estómago, puse la mano y me cortó”.

 

El taxista en esos momento fue bajado del auto por la fuerza: “en todo momento me pegaban, no me podían tirar al piso, allí uno me quiso noquear pegándome una patada en la cara… me di cuenta que no sólo querían el dinero, yo les dije que se vayan y se lleven todo, ‘acá no te vamos a dejar porque nos vas a mandar al frente’… me querían meter en el baúl, pero no sabían cómo abrirlo, así que  me sentaron en el asiento trasero y me hicieron agachar, para que no pudiera ver donde me llevaban”.

 

Pero la pesadilla no terminaba para el taxista, una vez que lo subieron al auto lo llevaron desde Barrio Santa Cruz hasta la zona de Colonia Ovejero: “en el trayecto el que conducía se le corría el auto, iba a alta velocidad, alcoholizado, no podía dominar el vehículo. Cuando llegamos donde me dejaron, en cercanías de la granja porcina, me bajaron, ‘si vos hablas te pegamos un tiro, acá tenemos tu billetera y sale tu domicilio y todo’… yo les dije que se fueran, no iba a hablar nada, que me dejaran tranquilo, solo quería volver con mi familia…” dijo conmocionado Oscar.

 

“Antes de irse, los delincuentes me ataron de pies y manos con los cordones de las zapatillas, a unos 20 metros del camino principal…. en un momento tuve miedo que me mataran, porque me amenazaron con un arma de fuego”, contó el taxista.

Los malvivientes le robaron hasta las zapatillas, anteriormente le habían sustraído la billetera con la recaudación de casi $3.000, documentación, el teléfono celular, el handy para comunicarse con la remisería y se dieron a la fuga a bordo del Fiat uno. “Ellos se fueron, me zafé y salí al camino principal, estaba medio desorientado, pero me di cuenta que estaba cerca de la granja porcina, me acerque hasta allí, el sereno y el encargado que gracias a dios estaban ahí me auxiliaron”.

 

“En el estado que estaban no tenían noción de los que estaban haciendo, primero fue un intento de robo, después pasó a mayores porque estaban nerviosos, me largaron puntazos, forcejeamos, me amenazaron que me iban a matar, que iban a hacerle algo a mi familia… yo no les vi la cara porque tenían una gorra puesta”.

 

Oscar tras ser auxiliado radicó la denuncia en la Unidad 9° de Policía, y en el transcurso de la mañana amplió su declaración en fiscalía. La investigación logró determinar rápidamente la identidad de los delincuentes, y alrededor de las 9 hs se logró dar con el automóvil robado, había sido abandonado en un camino cercano al Río Colorado, lindante al B° Santa Cruz. Cuando personal de criminalística realizó las pericias en el automotor, se detectó que habían intentado prenderlo fuego, logrando quemar los asientos delanteros y el tablero.

 

“Ojala que los agarren y estén bastante tiempo a la sombra. En lugar de ir a buscar trabajo, buscan la fácil, para drogarse tienen, siempre haciendo daño a los demás. Yo tengo que seguir trabajando, vivo de esto” concluyó el taxista Oscar Acuña

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.