Poner PLAY y escuchar FM ALAS 95.1

Hoy se conoció que la justicia de Bahía Blanca dictó la quiebra de la empresa Lucaioli y Saturno Hogar. La medida fue adoptada por el juez en lo civil y comercial, Rubén Edgardo Moiola. En Cipolletti  y Catriel el cierre de estos locales dejó sin trabajo a unos 20 empleados en noviembre del 2017 y aún esperan cobrar las indemnizaciones.

La firma cerró todas sus sucursales y dejó a más de 600 trabajadores despedidos en todo el país.

Ahora, el próximo paso les corresponde a los síndicos, quienes deberán incautar y liquidar los bienes de la empresa y las personas particulares vinculadas a las firmas.

Con esto, se busca conseguir el dinero para responder a los acreedores, quienes no llegaron a un acuerdo en las instancias previas son el Banco Galicia, y Campinox. Asimismo, trascendió que las demás personas particulares y empresas que se puedan presentar a concurso tendrán tiempo hasta febrero de 2020.

 

“Que la Justicia declare la quiebra no cambia en mucho la situación de los ex trabajadores”, aseguró Luis Torres, secretario gremial del sindicato de comercio de Cipolletti.

Dijo que en los casos que maneja el Sindicato de Comercio Cipoleño interpusieron automáticamente el reclamo por el 100 por ciento de las liquidaciones finales y está todo en manos de la justicia.

“Al decretarse oficialmente la quiebra, entran en concurso para cobrar cuando se rematen los bienes. Los trabajadores ingresan como un acreedor más para cobrar las liquidaciones finales. La demora no está especificada porque la maneja la Cámara Laboral. Los jueces de Cipolletti dieron en su momento la orden de un pronto pago de las liquidaciones, sin embargo, la Justicia de Bahía Blanca no lo tomó. Fue en esa ciudad donde se presentó el concurso preventivo”, indicó Torres a LM Cipolletti.

Agregó que estos 10 ex trabajadores sólo cobraron un pequeño porcentaje de las liquidaciones, pero hace algunos meses dejaron de percibirlo. “Nosotros no acordamos el pago del 50 y 75 por ciento que la empresa se ofreció a abonar, y pedimos el 100 por ciento”, afirmó el secretario gremial.

Sobre el cierre de Musimundo, Torres comentó que el local de calle Belgrano cerró intempestivamente, aunque dejaron todos los electrodomésticos en el lugar. Además, causa desconcierto que ninguno de los 6 trabajadores se acercará hasta el sindicato para expresar un reclamo.

Aseguró que con la empresa no había conflictos como falta de pago o diferencias laborales, como el pago de zona desfavorable.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.