Cortedeluz

Poner PLAY y escuchar FM ALAS 95.1

El mapa de las tarifas de la energía eléctrica en la Argentina muestra grandes distorsiones según el lugar donde se vive. Por servicios similares hay precios que varían hasta 146 por ciento., según publicó iProfesional.

En Córdoba, por caso, se paga la tarifa más alta, con un valor de $1.581 por una factura de 300 kWh (un consumo modesto), donde $73,61 corresponden a un cargo fijo y unos $1.500 de cargo variable según lo consumido. Corresponde a la empresa provincial Epec.

La tarifa más baja se encuentra en Río Negro, con $642 para el mismo consumo de 300 kWh. Allí la empresa  que ofrece el servicio de distribución es Edersa. En la ciudad de Buenos Aires, las facturas por igual cantidad de kWh son de $851 para clientes de Edesur y $855 en el caso de Edenor, señaló Infobae.

En el sur de la provincia de Buenos Aires, en tanto, el servicio es casi tan alto como en Córdoba con un total de $1.579 por consumo de 300 kWh. Los datos fueron  relevados por Fundelec (Fundación para el Desarrollo Eléctrico Argentino), en base a las empresas distribuidoras y a la información de algunos entes reguladores.

La Secretaría de Energía no brinda información por provincias, solo ofrecen Capital Federal y Gran Buenos Aires. Las empresas suelen tener en sus páginas cuadros desactualizados.

Y en los entes reguladores de cada provincia publican textos larguísimos y técnicos de resoluciones donde los usuarios no especializados en el tema difícilmente pueda encontrar un número con lupa. No hay cuadros comparativos disponibles en Adeera, asociación de distribuidoras, ni en Adere, que agrupa a los entes reguladores de todo el país.

El valor final que se refleja en la factura que pagan los usuarios tiene tres componentes: generación y transporte, que es un valor similar, y la distribución, donde están las mayores diferencias. Luego se suma la carga impositiva que también varía por provincia y municipios.

A esas diferencias entre provincias se suma, además, los distintos impuestos que corresponden a cada municipio. “Las diferencias se dan porque también hay provincias que tienen una empresa  estatal y otras son privadas. En el caso de los grandes empresas estatales se suelen usar también como otro medio de recaudación”, agregó.

El precio mayorista mayorista, según aclaró Gerold, es el mismo en todo el país. La diferencia después corresponde al margen de cada distribuidora. “Cuando se ajustó el precio mayorista para bajar los subdisios, el precio relativo en la tarifa final fue bajando”, explicó.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.