Se trata de una medida cautelar a favor de una jubilada de Cipolletti que fue víctima de una estafa bancaria. Será hasta que se resuelva el conflicto

La Justicia cipoleña le puso un freno a un banco para impedir que le cobren las cuotas de un préstamos que estafadores le hicieron sacar a una jubilada, para luego robarle el dinero. Le medida será hasta tanto se resuelva la causa.

El fuero Civil de Cipolletti admitió una medida cautelar interpuesta por una jubilada que fue engañada para tomar un préstamo. A principios del mes pasado, una persona se comunicó por teléfono con ella con la promesa de gestionarle un premio. Le pidieron que se acercara hasta un cajero automático y así obtuvieron medio millón de pesos de su cuenta. El banco, ahora, no podrá debitarle ni la cuota de mayo ni ninguno de los restantes 59 vencimientos.

 

El titular del Juzgado Civil N°1 de Cipolletti le ordenó al Banco Patagonia que se abstenga de realizar el débito de la cuota prevista para el mes de mayo de 2021, por la suma de 26.000 pesos como así también de las sucesivas, relacionadas con el préstamo cuestionado y se abstenga igualmente de informar la supuesta deuda al sistema de información crediticia, hasta que se resuelva la cuestión de fondo.

Además por el beneficio de justicia gratuita contemplado en la ley de Defensa del Consumidor la jubilada fue eximida de presentar contracautela (una garantía) al momento de la solicitar la medida cautelar de no innovar.

La situación se inició el 1 de abril pasado cuando la mujer recibió un llamado telefónico de un supuesto gerente de premios de un supermercado de la región. Con la excusa de acreditarle el dinero que había ganado en ese sorteo le pidió a la jubilada que generara un ticket en el cajero del Banco Patagonia. Con esa maniobra, la hicieron incurrir en un error.

El lunes siguiente, luego del feriado, la mujer advirtió que tenía un débito de 500 mil pesos. Cuando indagó descubrió un préstamo por 420 mil y ese dinero – junto con el que tenía en su caja de ahorros producto del sueldo de Anses – había sido transferido a otra cuenta.

En consecuencia hizo la denuncia en la Fiscalía de Cipolletti donde se inició una investigación por estafa. Luego su abogada presentó el pedido de la medida cautelar de no innovar ante el fuero Civil.

El préstamo tomado es por el plazo de cinco años, con un descuento en el haber jubilatorio de 26 mil pesos por mes.

El juez que resolvió afirmó que no hay dudas de la existencia de un contrato de consumo, de modo que los principios de protección del consumidor guiarán la apreciación del caso.

“En tal sentido, la parte más débil de la relación es la aquí actora en tanto destinataria de la utilización de un sistema diseñado por la entidad bancaria, sobre quien pesa el despliegue de todas las salvaguardas que doten de confiabilidad al mismo para su operación electrónica o digital (cajeros automáticos o homebanking)”, dice la resolución.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.