policia patrulla

Catriel – Momentos de gran conmoción sufrió una familia catrielense, durante la mañana de este lunes, cuando dos jóvenes delincuentes irrumpieron en una vivienda de calle Chile al 300 con la intención de robar y se encontraron que en el interior del inmueble estaba la dueña de casa en la habitación principal amamantando a su pequeño hijo de un año, los gritos de la mujer lograron ahuyentar a los ladrones, quienes previamente habían marcado la casa que iban a abordar, dejando un papel metálico en la entrada.

Siguen sucediendo los hechos delictivos en la ciudad de Catriel, a diario prácticamente se registran delitos que son caratulados como hechos ‘menores’, pero no dejan de engrosar la lista de hurtos o robos menores. En realidad son casos donde los delincuentes rompen alguna entrada o aprovechan algún descuido del propietario (ventana abierta o puerta sin llave) para sustraer, en la mayoría de los casos, electrodomésticos, indumentaria, herramientas y demás.

Las familias víctimas de estos sucesos se sienten violentados en su privacidad y tras radicar las denuncias del caso, se sienten impotentes al ver que los responsables ‘entran por una puerta y salen por otra’. Sin contar que tampoco pueden recuperar la totalidad de lo sustraído, y menos cuando se trata de algún dinero ahorrado.

Esta mañana el hecho se produjo entre las 9,30 hs y 10 hs, los delincuentes habían colocado un papel metálico en la entrada de una vivienda ubicada en calle Chile al 350, al parecer marcando de alguna manera la vivienda donde llevarían a cabo el delito. Dos jóvenes, accedieron por una reja lateral de la casa, y tras abrir una ventana ingresaron a la casa, pensando que no había moradores. El dueño estaba en el trabajo, mientras que su mujer se encontraba en la habitación amamantando al bebé de un año. La mamá escuchó ruidos, pensando que se trataba del marido, pero al detectar que los muebles de su casa estaban siendo violentados, donde los ladrones sacaron ropa y demás elementos, ella profirió un grito para alertar a los extraños visitantes, momentos en que uno de ellos aparece en la puerta de la habitación. Allí se vivió una de las situaciones más complicadas para la mujer, con el pequeño en brazos, siguió gritando y esto determinó a que los delincuentes se dieran a la fuga.

Inmediatamente se dio aviso a las autoridades policiales, que se hicieron presentes en el lugar. También personal de criminalística para la recolección de pruebas.

Los dueños de casa se mostraron conmocionados por lo ocurrido e inseguros por los delitos que vienen ocurriendo en la ciudad y la impunidad con la que se manejaron los ladrones.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here