Inicio Destacadas Imágenes que llenan de angustia: el fuego no da tregua

Imágenes que llenan de angustia: el fuego no da tregua

401
0

Desde hace cuarenta días -a excepción de los momentos en que estuvo prohibido transitar por la zona-, quienes van desde Bariloche hacia El Bolsón -sobre todo turistas-, cuando apenas pasan la mitad del camino, suelen parar para ver una postal del horror en medio del paraíso.

Lo que hasta hace un tiempo se observaba desde la Ruta 40 a la altura de Río Villegas, ahora se percibe kilómetros antes.

Si el 29 de diciembre es recordado, por brigadistas y pobladores de la zona, como una jornada donde el temor envolvió a todos, con un sol que de repente se tornó de un rojo insoportable, y la pavesa amenazaba con que el fuego podría saltar de un lado hacia el otro de la ruta, el 15 de enero parece la confirmación de que el miedo tenía fundamento.

Si bien, a simple vista, los más notorios siguen estando del costado derecho del conductor que va hacia El Bolsón, sobre el lateral izquierdo también se elevan alientos ardientes.

Además, están los árboles que quedaron calcinados, esqueletos de una Naturaleza que llora.

Cuando han comenzado a escucharse voces que, pensando en el futuro, hablan de que habrá que “dejar hacer” al fuego –salvo en las zonas pobladas, claro–, para que, de alguna manera, el ecosistema cumpla con una renovación sin demasiada interferencia humana, basta con mirar el daño causado sobre esa vegetación para que den ganas de decir “¿y si se prueba con optimizar la manera de combatir los incendios?”.

INCENDIO BOLSON

Al estar frente a esos conos humeantes, esparcidos en la zona del Cañadón de la Mosca, pareciera que, por un instante, se ha traspasado una pantalla cinematográfica durante la proyección de una película de carácter apocalíptico, y se es involuntario protagonista de un horror impensado.

Están los que frenan, se colocan en alguno de los miradores, y observan, lamentando lo que sucede.

Otros prefieren tomar una fotografía con su celular –especialmente aquellos que han venido a pasar sus vacaciones y se topan con una enormidad lastimosa que va mucho más allá de lo que imaginaban al ver las noticias. Luego, esas imágenes, y también videos cortos, se esparcen por las redes.

 

(El Cordillerano)

Artículo anteriorEncuesta: El 63% desaprueba la gestión Fernández
Artículo siguienteBotulismo: pautas para cuidarse de esta enfermedad transmitida por alimentos

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here