autoayuda

Esta revolucionada aplicación de autoayuda fue creada por el psicólogo Ramón Torres, quien ya es toda una celebridad en las redes sociales. Interpretar el lenguaje de estos tiempos y entender las necesidades de la gente son la clave de su éxito. A su estructura de social media y del formato web, suma ahora una app que completa esta multiplataforma tech que logra influir positivamente en la vida de millones de personas. Infobae habló con el popular psicólogo quien explicó cuáles son las virtudes de utilizar la tecnología para ayudar a las personas a lograr la mejor versión de ellas mismas.

-¿De qué se trata la aplicación?

En esta nueva época de tecnología, hemos descubierto un nuevo canal para comunicarnos con las personas. La idea es poder darles todos los días alguna herramienta que los ayude a reflexionar. Para eso usamos una fanpage– que figura en el «top 20» de las páginas con mayor cantidad de interacciones en el mundo-, YouTube y ahora la aplicación. Así, la gente puede utilizar las redes para tener, cada día, algo que los ayude a reflexionar, a pensar su vida, sus problemas, la crianza de los hijos, pero desde otro punto de vista, con otra amplitud de criterio y con más herramientas. El objetivo final es que puedan mejorar su calidad de vida.

“Cambiar la perspectiva, cambiar el mapa mental, ahí está la importancia de esta aplicación que ya superó las 200 mil descargas”
-¿Cómo funciona?

Empieza por las consultas que hace la gente. Algunas tienen que ver con algún problema de autoestima, de celos, o de sentirse desmotivada. A partir de allí, de saber primero cuáles son los aspectos que le interesa, qué la hace sufrir, qué opaca su posibilidad de ser feliz, es que ofrecemos ciertos disparadores que la ayude a repensar esas situaciones que la agobian en la vida diaria.

-¿A qué usuario apunta la aplicación?

A personas adultas que suelen estar muy ocupadas, llenas de obligaciones, con hijos, trabajo y cuentas que pagar. Hoy la vida es muy rápida, caótica, desordenada. En el medio de esa vorágine hay que buscar un espacio para la reflexión, para expresar nuestras angustias, para obtener pensamientos y visiones que nos ayuden a ampliar nuestro criterio y que nos den más herramientas para pensar e intentar resolver nuestros problemas. Muy pocas personas cuentan con el tiempo y el dinero para, por ejemplo, para analizarse una vez por semana. Las tecnologías pueden, al menos, ofrecer un espacio para reflexionar en ese momento en que ya estamos tranquilos en casa o el fin de semana y llegan a millones de personas. En sentido, podría decirse que el target son personas que no están enfermas, que tienen experiencia en la vida, que ya ha enfrentado problemas, pero que necesitan de ese momento y esa ayuda para pensar y reflexionar sobre aquellas cosas que no están del todo bien en su vida o que le traen infelicidad.

-¿Cuáles son las preguntas más frecuentes?

Por lo general la gente se siente un poco desorientada en temas de crianza y en la relación de pareja, pero también en actitudes que conviene cambiar para producir un impacto positivo en nuestro bienestar ¿Cómo hacer para que una pequeña diferencia no se transforme en una gran pelea que lastime el vínculo? ¿Qué cosas hay que decir y cuáles hay que callar? ¿Qué debería hacer o decirle a mi hijo ante este planteo? ¿Cuáles son los hábitos de una pareja feliz? ¿Una persona infiel, puede cambiar? ¿Hay que buscar ser perfectos o ser felices?

La fanpage de Facebook está en el TOP 20 de las páginas con mayor cantidad de interacciones a nivel mundial
-Como profesional ¿Qué aprendiste en esta forma de vincularse con la gente?

Aprendí algo sobre lo que todos los psicólogos deberíamos reflexionar: cómo dirigirse a la gente, cómo hablarle, cómo llegar y tratar de ayudarlos. Muchos profesionales hablan un idioma que la gente común no comprende.

-¿Cuál es la importancia de reflexionar sobre nuestras actitudes
y formas de enfrentar la vida?

La reflexión es clave para cualquier cambio en la vida personal. La infancia puede tener muchos traumas no resueltos que el adulto lleva como un gran peso en la mente, por maltrato, por desamparo, abusos, o situaciones de gran miedo o estrés. Y ese profundo dolor nos afecta en la vida cotidiana, con conductas evasivas, adictivas, o a veces violentas. Nos cuesta mucho adaptarnos a las frustraciones, a los desencantos de la vida, o a sobrevivir en un mundo tan indiferente. Por eso, esperamos que la alegría o la felicidad vengan de alguien más, y siempre estamos dependientes de la conducta de los demás, nos afecta lo que dicen de nosotros. Hasta que descubrimos el poder de la reflexión personal, hasta que nos encontramos con nosotros mismos y nos amamos con locura. Y desde ese día la vida cambia para siempre. Porque al cambiar internamente, dejamos la dependencia emocional y nos descubrimos completos, sin necesidad de la aprobación ajena. Es un nuevo mundo de libertad.

-¿Recibió críticas por parte de sus colegas por aplicar la profesión de una manera masiva y mediatizada?

Claro que sí. Las nuevas reglas de la comunicación en las
redes aún son desconocidas para la mayoría de los profesionales. Y hacerlo tan masivo es como que «abarata» los conocimientos y los banaliza. En cierta forma tienen razón, pero estamos viviendo una nueva sociedad, con nuevas formas de interacción en todo el mundo. El profesional que se siente en su consultorio a «esperar» a sus pacientes, pronto será parte del pasado. Es un nuevo siglo. Hay nuevas formas de llegar a la gente, de impactar al mundo. Y las redes sociales no piden permiso. Ya se instalaron y llegaron para quedarse.

-¿Cómo vincula la psicología con la tecnología?

La tecnología ayuda mucho. Llega a más personas, a quienes no pueden acceder a otros espacios y quedan solos. Hay muchos conflictos que pueden resolverse y situaciones personales que pueden mejorar con un buen consejo, con una guía sobre cómo abordar la problemática, o con el sólo hecho de poder expresarlo, de darse el tiempo para

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here