Pichetorivero

Poner PLAY y escuchar FM ALAS 95.1

Un niño de sólo tres años, identificado como Emiliano Campos, escapó inocentemente de su mamá en el estacionamiento del supermercado La Anónima y murió tras ser atropellado por una camioneta cuyo conductor realizaba maniobras para estacionar.

Según los testimonios recogidos por “Río Negro” en el lugar, un grupo de taxistas que fueron testigos oculares del accidente dijeron que “al nene lo golpeó primero el paragolpes de la camioneta y cuando cayó le pasó por encima con la rueda delantera izquierda”.

El terrible episodio ocurrió pasadas las 11, frente a la mirada de su madre y hermanitos que no llegaron a sacarlo de la línea de tránsito de la Ford Ranger.

Un vecino se percató que el niño corría hacia el vehículo e intentó agarrarlo pero sólo logró rozarlo sin poder sostenerlo. El pequeño sufrió un gravísimo trauma craneal, lo que minutos más tarde terminaría con su corta vida.

Gritos, llantos desesperados, miradas absortas en un escenario inesperado de decenas de personas que en principio no entendían lo ocurrido, pero que al acercarse comprobaron el peor de los escenarios.

El conductor de la Ranger cargó al pequeño y lo llevó hasta la clínica de petroleros privados, donde se montó un operativo para estabilizar al niño, algo que nunca lograron dadas las características de las lesiones sufridas.

 

Circulaba lento

Todos los testimonios hablaron de un desafortunado accidente, ya que quien conducía la Ford Ranger circulaba lentamente, pero la altura del vehículo y la baja estatura del niño le habrían impedido ver al chiquito.

En el estacionamiento trabajó durante gran parte del día personal policial de la unidad 35ª, a cargo del comisario Julio Lincoleo.

Cintia, la mamá del pequeño, estuvo acompañada por el gerente local del supermercado, mientras los médicos intentaban salvarle la vida.

El papá del niño, de nombre Joaquín, es un trabajador petrolero que se desempeña en la empresa Copgo.

La Municipalidad local dispuso un operativo para acercar a familiares desde el aeropuerto de Neuquén hasta Rincón de los Sauces, ya que llegaron desde la provincia de Salta, donde viven.

El conductor de la camioneta trasladó al pequeño hasta la clínica privada, pero los médicos no pudieron salvarle la vida. (RN)

1 COMENTARIO

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.