Poner PLAY y escuchar FM ALAS 95.1

En un operativo simultáneo, en el que participaron 80 efectivos policiales, cayó una banda que distribuía drogas en localidades pampeanas. El Área de Coordinación de Lucha Contra el Narcotráfico fue quien dirigió el operativo.

«La célula madre estaba ubicada en Santa Rosa, desde donde marihuana, cocaína y LSD llegaba a distintos pueblos pampeanos», indicaron desde el Ministerio de Seguridad de la provincia.

La investigación había iniciado hace unos meses atrás. En ella participó el Grupo de Análisis de Comunicación e Inteligencia, coordinado por el subcomisario, Rubén Montes.

En el procedimiento se desarrollaron doce allanamientos, dos requisas callejeras de los cuales resultaron ocho personas detenidas a disposición de la justicia federal.

«La investigación llevó unos seis meses de trabajo y tuvo como resultado el secuestro de medio kilo de cocaína, 13 kilos de marihuana, un troquel de LSD, 600.000 pesos en efectivo y dos armas de fuego», comunicó Seguridad.

En los procedimientos simultáneos colaboraron las Divisiones de Toxicomanía de 25 Mayo, General Pico y General Acha. Las Comisarías de Toay, Miguel Riglos, Lonquimay y Catriló, con un total de 80 efectivos policiales participando en las diligencias pertinentes que requiere este tipo de operativo simultáneo.

«De los trabajos operativos y de investigación, los efectivos que llevaron a cabo las funciones de su competencia determinaron los roles de las personas involucradas en la comercialización, distribución y entrega de los estupefacientes ilegales. Además del funcionamiento de la banda, que llegaban con las drogas ilegales a las localidades de Miguel Riglos, Lonquimay y Catriló, a través de la modalidad venta al menudeo. Mientras que la célula principal de coordinación de la venta y distribución se encontraba en la ciudad capital de la provincia», informaron.

Operativos

El procedimiento operativo se inició en la noche del jueves, «cuando se estaba realizando una entrega en la rotonda de “Los Cañones”, ubicada en el sur de Santa Rosa, entre Avenida Luro, Avenida Circunvalación y Ruta 35».

En ese lugar se demora a uno de los receptores de la entrega, se trata de un joven oriundo de Miguel Riglos, indicaron desde Seguridad. El principal distribuidor, de Santa Rosa, huyó del lugar a alta velocidad y en contra mano, pero es interceptado en las cercanías de Toay. Este hombre, mayor de edad, tenía en su poder cocaína y dinero en efectivo.

El operativo tuvo continuidad con un allanamiento en la calle Allan Kardec, donde los investigadores secuestraron marihuana y una significativa suma de dinero en efectivo. Otro de los allanamientos se realizó en una vivienda de la calle Paul Harris. Allí se secuestraron 450 gramos de cocaína, 485.000 pesos en efectivo, un vehículo Corsa y elementos de precisión vinculados al negocio de la venta ilegal de drogas y son fundamentales en la causa.

En Miguel Riglos, los agentes de toxicomanía continuaron con los procedimientos dispuestos, allanaron 7 viviendas y secuestraron distintos tipos de drogas, dinero en efectivo y elementos que aportan a la investigación judicial, determinando la vinculación con el individuo que genera la distribución desde Santa Rosa.

Los trabajos operativos también se realizaron en Lonquimay, donde secuestraron 500 gramos de marihuana, 20 gramos de cocaína y dinero en efectivo, quedó una persona detenida.

Catriló, fue otra de las localidades donde se procedieron allanamientos, encontrando marihuana y cocaína fraccionadas para ser vendida al menudeo. En este lugar se demoró a un familiar del hombre de Lonquimay quien también participaba del negocio ilegal. Todas las sustancias secuestradas fueron sometidas a narcotest, dando positivas para Marihuana y cocaína respectivamente.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.