A partir de mañana las firmas Lucaioli y los comercios de ex firma Saturno Hogar no abrirán sus puertas. La empresa tomó la decisión en el día de hoy debido a la imposibilidad de continuar sosteniendo los costos y el pago de los salarios de sus trabajadores.

En una reunión realizada en el ministerio de Trabajo de Bahía Blanca, le comunicó la situación a los empleados y empleadas de esa firma y Saturno, de cual también es propietaria. Eso implica que los locales cerrarán sus puertas al público, pero quienes trabajan ahí, la mayoría afiliados a Empleados de Comercio y Camioneros, no están despedidos y su futuro dependerá de cómo decida continuar la empresa.

En la región, desde el Centro Empleados de Comercio, Ramón Fernández confirmó la información que comenzó a circular en horas de la tarde, pero aseguró que por el momento no hay mayores detalles ni precisiones sobre los motivos que derivaron en la decisión empresarial ni el futuro de los trabajadores.

“La comunicación con los empleados fue verbal, algo informal, por lo que el lunes realizaremos una asamblea con la mayor cantidad de compañeros posibles para analizar la situación y ver qué haremos de acá en adelante”, dijo Fernández.

En la región existen al menos ocho comercios bajo la firma Lucaioli y Saturno, distribuidos en Cutral Co, Centenario, Plottier, Neuquén y Rincón de los Sauces.

Lucaioli tiene casi 500 trabajadores en todo el país. En Bahía Blanca, su principal sede comercial, emplea a 103 empleados de comercio y unos 50 camioneros. En Río Negro existen locales de Saturno y Lucaioli en Viedma, Cipolletti, Catriel, Choele Choel y General Roca.
En Chubut Lucaioli tiene sucursales en Trelew, Rawson y Puerto Madryn.
Otra empresa que estuvo con problemas es Musimundo. Días atrás cerró su local de Bariloche, entre otras cosas, por el alto costo del alquiler en pleno centro y la baja rentabilidad.

La empresa Humberto Lucaioli nació hace 58 años, siempre abocada a la comercialización y distribución de artículos para el hogar y pudo atravesar la crisis del año 2001 sin grandes sobresaltos. Sin embargo, desde 2014 comenzó a tener problemas por la baja de ventas y endeudamiento y la fuerte caída de la demanda en los últimos años complicó definitivamente su situación. La empresa además registra sueldos atrasados y demoras en los aportes previsionales, según denunciaron los gremios. A finales de 2017, la firma ya había despedido a unos 60 trabajadores.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.