La Legislatura rionegrina es ámbito de debate de un proyecto de ley destinado a impedir que los ópticos receten anteojos, ya que esa competencia es de estricta responsabilidad de los médicos oftalmólogos. Para ello, se impulsa la incorporación de un artículo a la Ley G N° 3.338 de Ejercicio de las profesiones de la salud y actividades de apoyo.

El nuevo texto indicará que quienes que desempeñen en la óptica ocular y la optometría, tienen permitido, bajo exclusiva indicación extendida por médico/a oftalmólogo/a, dispensar aparato, artefacto, adminículo o similar, cuya finalidad sea modificar, alterar, corregir o de cualquier modo, introducir una variación en la vista natural de las personas.

Quienes tengan título técnico o licenciatura en óptica ocular y optometría –apuntan los cambios- pueden ejercer las demás incumbencias que otorguen sus títulos, “quedando reservado el pronóstico o diagnóstico en salud visual a la competencia exclusiva de quienes tengan el título de médico/a especialista en oftalmología”.

Como recurso adicional, la propuesta de la legisladora Graciela Valdebenito (JSRN) estipula que “cualquier ejercicio en contrario, configura una infracción”. Decidió presentar el expediente por la preocupación que genera el riesgo que corre la salud visual de la población  ante el avance de prácticas desprovistas de la indicación profesional médica necesaria, y en tanto, según escuchó de la Asociación de Oftalmología de Río Negro en conjunto con el Consejo Argentino de la especialidad, “se hacen prácticas que invaden las incumbencias propias de médicos oftalmólogos”.

La parlamentaria recuerda que en mayo de 2019 iniciaron actuaciones administrativas ante el Ministerio de Salud de Río Negro, en las que éstas alertan acerca de la realización de campañas, mal llamadas de “salud visual”, en distintos puntos de la provincia (la última en El Bolsón).

Alude a que están encaradas  por una Fundación Argentina de Baja Visión cuyo objetivo, “lejos de proteger la salud visual, es la venta de anteojos que podría llamarse, una “óptica itinerante”.

Corresponde destacar, según el fundamento, que las actividades de la citada Fundación han sido también desconocidas por las autoridades de la Provincia de Neuquén que, a través de su ministerio de Salud, ha informado a la población que “el grupo proveniente de Rosario, no se encuentra habilitado de acuerdo a las normas correspondientes para funcionar dentro del territorio provincial, desligándose de toda responsabilidad profesional en la atención que brinde esta Fundación en cualquier localidad de la provincia”.

5 / 100

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.