Poner PLAY y escuchar FM ALAS 95.1

La imprudencia casi terminó con una tragedia cuando finalizaba la segunda etapa de la Vuelta de la Manzana. Un mayor y un niño, en una moto, escaparon a la seguridad y siguieron por el camino del tramo de Cervantes.

A la salida de una curva fueron impactados por el auto de Mauro Debasa, quien peleaba por la victoria en la legendaria prueba.

Ni bien se registró el accidente, se decidió suspender el decisivo tramo que tenía la prueba para poder atender a los heridos. El servicio de rescate los estabilizó y después los trasladó hasta el hospital de Roca para su atención.

Esta tarde se informó que el menor, de 10 años, sufrió la fractura del fémur en una de sus piernas y era asistido en el sector de pediatría. El mayor, quien sería el papá del niño, tuvo luxación y fractura de cadera, por lo que quedó internado.

Según los encargados de Seguridad, el aficionado eludió el control y siguió por la vía en la zona del gasoducto. Cerca del camino a Casa Rolán fue embestido por Debasa, quien por la magnitud del impacto abandonó la prueba cuando peleaba por la victoria.

Durante las dos etapas los organizadores tuvieron que redoblar esfuerzos para controlar a algunos aficionados, quienes llevados por la pasión no midieron los riesgos a los que se exponían.

 

(Río Negro)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.