Were Johnston Catriel 1

(C25N) Sin dudas, este 2.018 es un año donde comenzará a definirse candidaturas para el año próximo. En el orden provincial existe una posibilidad de que el actual gobernador intente un tercer mandato, siempre y cuando se apruebe la reforma de un artículo de la constitución provincial, que parece ser, habría conversaciones muy firmes con parte de la oposición, sobre todo del sector Pichetista para darle luz verde a Alberto, que sueña que el Plan Castello le de aire fresco en este último tramo de su mandato.

En el orden local el actual Intendente está en una situación muy parecida, pero en este caso será la justicia quién defina si puede postularse para un tercer mandato ya que la nueva Carta Orgánica se lo impide.

Si bien en la intimidad, el actual intendente preferiría ocupar una banca en la legislatura provincial, (lo ha mencionado en algunos reportajes), en Catriel, hoy no tiene candidatos propios que “midan”.

Johnston ha creado un poder personalista que hasta ahora le ha dado resultados positivos, pero sabido es que cuando un gobierno tiene esta característica, cuando esa figura declina (por voluntad propia o ajena), se cae toda una estructura de poder. Hoy, lejos estamos de eso ya que el veterinario no tiene de qué preocuparse.

Sin dudas, el hombre sabe sobreponerse a situaciones límites. En 2.012 luego de conocido episodio personal, todos, incluso el actual gobernador le pedían la renuncia. Hoy es el mismo Weretilneck quién le pide que siga y lo reconoce como un aliado estratégico.

 

La oposición no tiene claro que es lo que quiere, sólo algunas críticas aisladas y sin presentar propuestas alternativas. Los partidos políticos representados en la convención Constituyente en vez de prepararse y presentar alternativas para las próximas selecciones “crearon” un artículo para evitar que el actual jefe comunal repita un período más (es lo que Johnston peleará en la justicia).

El último discurso de Johnston en la legislatura dejó en claro que quiere seguir, si bien es partidario de dos mandatos, dijo que “le permitan elegir si quiere seguir, que no le coarten esa posibilidad a través de un artículo en la CO”, y fue más allá, se animó a pedir un plebiscito y “que opine la gente si quiere que siga”. “Si no puedo seguir, me voy a mi casa”. Dijo

En el entorno del Intendente,  hay funcionarios que bien podrían sucederlo ya que tienen un conocimiento cabal del manejo del municipio, pero sería difícil para mandamás municipal decidirse por alguno de ellos ya que provocaría divisiones muy fuertes dentro del partido (MoVIC) lo que podría terminar en una elección interna, que hasta ahora, en seis años no ha sucedido.

Los opositores al gobierno local miran con atención cuáles serán los pasos de Johnston en los próximos meses para empezar a delinear su futuro.

Johnston les contestará con una millonaria inversión en obra pública en este año y el próximo. Por lo menos eso es lo que anunció en su discurso ante la legislatura local. Hay suficiente dinero para realizar lo anunciado y mucho más.

Hoy el actual intendente goza de una buena imagen, aunque no cuenta con el 75% que tenía en 2.015, producto de desgaste lógico de la gestión, aun así, es el intendente aliado al gobernador que más mide.

Este año será crucial para saber si la tan promocionada “granja porcina” comienza a rendir sus frutos, es una de las jugadas más criticadas al gobierno local. El gobernador Weretilneck dijo en su momento que “este proyecto tiene el éxito asegurado”. De ser así, hay Johnston para rato.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.