Un tribunal ordenó este viernes la inmediata detención del docente condenado por los abusos en el jardín de infantes de esa localidad pampeana. Está condenado a 12 años de prisión.

El tribunal conformado por los jueces subrogantes Alejandra Ongaro, Florencia Maza y Raúl Adrián Miguez ordenaron este viernes la detención inmediata del docente Marcelo Tatavitto, condenado a 12 años de prisión por los abusos de dos niños en el jardín de infantes de 25 de Mayo.

El miércoles pasado se llevó a cabo una audiencia de reexamen de la situación del docente. Este viernes los jueces resolvieron por escrito e hicieron lugar al pedido de prisión preventiva y, por lo tanto, dispusieron la inmediata detención. Tattavitoya  estuvo dos años y siete meses en prisión preventiva durante la primera parte de la investigación.

El abogado de las querellas, José Mario Aguerrido, los representantes de la Fiscalía, Juan Bautista Méndez y Eugenia Bolzan, y la Asesora de Niñas, Niños y Adolescentes, María Agostina Pensa, habían solicitado esta semana la prisión preventiva e inmediata detención de Tatavitto.

Cabe recordar que, recientemente, a Tattavito le fue rechazado un recurso de casación a la defensa ejercida por Omar Gebruers.

Este abogado solicitó que no se haga lugar al pedido de detención y que continúe en libertad hasta que se agoten todos los recursos extraordinarios.

Condena confirmada

El pasado 30 de julio, el Superior Tribunal de Justicia declaró inadmisible el recurso de casación presentado por Marcelo Tattavito Roade y, de ese modo, le confirmó la condena a 12 años de prisión como autor de los delitos de abuso sexual gravemente ultrajante, agravado, por haber provocado un grave daño en la salud mental de la víctima, y abuso sexual gravemente ultrajante.

Los hechos concursaron en forma real y fueron cometidos en perjuicio de dos alumnos del Jardín de Infantes N° 12 de 25 de Mayo.

La resolución fue dictada por la Sala B, conformada por la jueza del Tribunal de Impugnación Penal, María Eugenia Schijvarger, y el juez de audiencia de General Pico, Carlos Federico Pellegrino, ambos en calidad de subrogantes. Así, ellos ratificaron en un todo lo que había dispuesto el TIP, integrado por los jueces de control, Carlos Chapalcaz y Carlos Ordás, también en condición de subrogantes.

Los abusos fueron cometidos entre marzo y abril de 2015 en el baño de la Oficina de Coordinación –donde Tatavitto prestaba servicios– de la Escuela Especial 10, que funcionaba en el mismo edificio que el JIN.

Los defensores particulares del acusado, Omar Gebruers y Alejandra Lezcano López, tienen aún la posibilidad de recurrir ante la Corte Suprema de Justicia.

Allí ya tienen presentado un recurso extraordinario solicitando la absolución de Tattavito por insubsistencia de la acción penal; es decir porque no se llegó a una sentencia firme en un plazo razonable. Ese mismo planteo ya le fue denegado por la propia Sala B del STJ el 15 de septiembre del año pasado.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.