Este miércoles 19 de mayo, alrededor de las 17.30 horas, falleció el vecino, comerciante y ex intendente de Rincón de los Sauces, Diego Omar Rueda. Padecía Coronavirus.

El municipio decretó duelo por tres (3) días.

Según pudo conocer El Periódico de Rincón, se encontraba internado en una clínica de la ciudad de Cipolletti, en la vecina provincia de Río Negro, tras varios días y complicaciones, murió a los 65 años de edad.

Diego Omar Rueda nació en Plaza Huincul el 18 de diciembre de 1955. Vivió allí con sus padres ypefianos hasta los 9 años, cuando su padre fue trasladado a Catriel, Río Negro, donde cursó sus estudios primarios y secundarios.

Llegó a Rincón en el año 1980, de la mano de la empresa Pérez Compac donde ya trabajaba en Catriel, continuó trabajando en esta empresa hasta el año 1991.

En el año 1988, paralelamente a su trabajo, puso una librería junto a su esposa, conocida como Anjesvan.

Fue concejal desde el año 1991 hasta 1995, según nos contaba debido al pedido de la gente por participar en política.

En el año 1995 retomó la actividad privada junto a su esposa en su comercio, hasta 1999 donde asumió como intendente de la ciudad, durante dos mandatos hasta el 10 de diciembre del año 2007.

Contrajo matrimonio en Rincón de los Sauces con su esposa Patricia Painenao hace más de 30 años, estando de novios desde antes de venir juntos desde Catriel.

Tuvo cuatro hijas, Vanina, Andrea, Jesica y Silvina, y todas hicieron el primario y secundario en la ciudad, destacaba con orgullo en la nota realizada tiempo atrás por El Periódico de Rincón, en la sección “Cómo llegó a Rincón”.

Hablando de sus hijas se notaba como se enorgullecía en nombrarlas y nos contaba como cada una ha progresado en la vida.

Confeso que le gustaba la música y en su tiempo libre se dedicaba a su pasión que era escuchar folclore y tango.

“Como todos vine a Rincón por el trabajo, tuve la posibilidad de desarrollarme como familia y como seres humanos, nos ha dado una posibilidad enorme. Desde el punto de vista comunitario, era un campamento, que había pocas familias, las vías de comunicación eran nulas, no teníamos teléfonos, el hospital estaba donde está hoy el museo, la ruta no existía, estábamos distantes del resto de las poblaciones y hoy ha habido un cambio de 180 grados”, nos relataba rememorando parte de su historia.

Continuaba diciendo “hoy es una localidad pujante, con vías de comunicación a pleno, la salud que se va superando en lo público y lo privado. Vemos otra cosa, aquellos que padecimos todas esas limitantes, hoy lo vemos con un agrado como ha crecido todo esto, como se ha mejorado”.

Al ser consultado que sueña para el futuro de Rincón de los Sauces nos relataba que “Con la experiencia de todos los pueblos petroleros, como Plaza Huincul donde nací, Cutral-Có, Comodoro Rivadavia, Salta, Mosconi, Tartagal, estos pueblos merecen una atención que acompañe a la actividad petrolera en lo que hace a la distribución de los recursos, porque sin ello no se puede hablar de una alternativa económica en serio. Hace falta una política de estado nacional y provincial donde se les reconozca lo que han sido solidarios con el resto de las comunidades, y el día que merme la actividad no caiga en una impotencia social como otras localidades que yo he visto.”.

En su mandato de intendente durante sus ocho años Omar, como lo llamaban los allegados, se adjudica haber intentado dar respuesta a todos los aspectos, no sabe si en tiempo y forma, pero le puso empeño.

En educación consiguió la escuela técnica que tiempo atrás dio la primera camada de egresados. Logró que se construyera la escuela especial, que fue siempre un anhelo. Gozó de disfrutar de la inauguración de la Unidad de Acción Familiar que tiene su propio edificio.

En salud siempre acompaño y apoyo al hospital.

En comunicación se consiguió que se construyera la ruta 5.

Comenzó con el asfalto de las primeras 37 cuadras de la ciudad. Colocó los primeros semáforos, aunque le hubiera gustado poder poner más.

Relató que entregó un municipio ordenando, con todos los servicios instalados en mas del 80% de la población. Entregó una institución formalizada, con computadoras y mas de 60 vehículos.

Contó que cuando comenzó en la comuna no existían las computadoras. Hizo el salón de los abuelos. Y sobre todo remarca que “ha puesto empeño y sensibilidad para tratar de dar siempre respuesta”.

“La política es una pasión, durante 8 años, hay que considerar que sos un hombre público…. a partir del 10 de diciembre pasado, me encontré conmigo mismo, después encontré a mi familia, podemos comer a horario. Mi familia fue el puntal para poder haber sido intendente, sin dejar de contar el voto de la gente, siempre fue mi familia”.

Haciendo un resumen decía “Tuve 12 años de vida pública, 28 años en rincón, nunca fui un candidato impuesto, siempre fui convocado, por el partido, por la gente. La satisfacción que uno encuentra es que en el fondo uno siente que tiene vocación de servicio.”

Luego, al regresar a su trabajo habitual comenzó a disfrutar de la familia, y todos los días se lo encontraba atendiendo en su comercio ubicado en las calles San Martín y Diagonal 20 de diciembre.

Desde El Periódico de Rincón lamentamos su partida, y acompañamos a su familia en este difícil momento.

 

(EL PERIODICO DE RINCON)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.