Mientras todos miran las grandes inversiones de Vaca Muerta, las empresas medianas siguen apostando a riesgo al desarrollo convencional
La presencia de Petróleos Sudamericanos en la cuenca neuquina tiene su origen en la década del 90. Por ese entonces, el grupo empresario adquirió los bloques Centro Este (347 km2) y Loma Montosa Oeste (217 Km2). Pero ahora inicia una nueva campaña de perforación en el yacimiento Los Ramblones, del bloque El Santiagueño (Catriel).
Con una superficie superior a los 550 Km2 la compañía comenzó las operaciones en la provincia de Río Negro orientando su actividad a “la explotación de yacimientos convencionales en campos maduros o marginales” con la técnica de recuperación primaria y/o secundaria.
En la actualidad, pocas empresas son las que apuestas a la extracción de petróleo de yacimientos convencionales. Los estudios realizados por geólogos y profesionales de la industria describen que “la cuenca Neuquina posee numerosos sistemas petroleros cuya eficiencia ha sido comprobada a través del gran volumen de hidrocarburo acumulado durante muchos años de producción”.
“Estos sistemas petroleros alimentan una gran variedad de plays (grupo de campos y/o potenciales acumulaciones que se ubican en un nivel estratigráfico, ambiente deposicional y contexto estructural similar y que tienen reservorios, sellos, trampas y un sistema de carga de hidrocarburos comunes), que genera una gran complejidad en su interpretación, pero que a su vez representa una gran variedad de oportunidades de exploración y desarrollo en la cuenca” concluye el trabajo realizado por la Universidad Nacional de Río Negro y la Fundación YPF denominado “Geología de la cuenca neuquina y sus sistemas petroleros” .
Bajo esta mirada, Petróleos Sudamericanos avanza con la explotación convencional en el bloque El Santiagueño, ubicado en la Provincia de Río Negro, adquirido hace un par de años a YPF. Esta área originalmente fue de Apache Argentina, luego a Ysur y más tarde pasó a YPF.
El bloque tiene una superficie de 620 Km2, con 144 pozos (productores e inyectores) y una producción acumulada de 4,5 MMm3 de petróleo y 1630 MMm3 de gas. Compuesto por 10 yacimientos convencionales se extrae crudo “Medanito” de las formaciones Quintuco y Sierras Blancas entre los 1500 y 2100 mbbp (metros bajo boca de pozo).
Si bien las grandes compañías multinacionales migraron –en estos últimos años- a la explotación de la roca productora llamada Vaca Muerta, aún existen jugadores que continúan apostando a los yacimientos convencionales.
En los próximos días, la compañía inicia una campaña de perforación en el yacimiento Los Ramblones, ubicado dentro del área El Santiagueño a pocos kilómetros de la localidad rionegrina de Catriel.
La ingeniería entre el convencional y no convencional es diferente. La primera perfora hasta el objetivo geológico o reservorio, que en este caso se encuentra a 2100 metros de profundidad; mientras que la segunda debe llegar a la roca productora y recorre la formación en forma horizontal para -luego- realizar la estimulación o fractura hidráulica.
Esta simple descripción no solo genera diferencias técnicas en los proyectos, sino también económicas y financieras. Respecto a la explotación en los yacimientos maduros, la inversión de cualquier operadora mediana siempre parecerá poca respecto a las inversiones que se realizan en Vaca Muerta; pero el esfuerzo de perforar tres nuevos pozos en los próximos  45 días significa un claro gesto de confianza.
Cabe recordar que el actual escenario hace inviable cualquier inversión o desarrollo en el convencional o no convencional. Las grandes compañías decidieron hace 60 días “desacelerar o suspender” toda actividad de perforación en la cuenca hasta conocer las nuevas medidas por la que se regirá la explotación hidrocarburifera.
El congelamiento del precio del barril y del tipo de cambio obligó a toda la industria a comparar la tasa de retorno de los proyectos de la cuenca Neuquina con los activos de otros países. Para Petróleos Sudamericanos, el esfuerzo de invertir 4 millones de dólares en tres nuevos pozos, significa la posibilidad de “viabilizar las reservas” reinterpretando el sistema o reservorio con el objetivo de corregir la potencialidad en el futuro cercano.

alas giff1

995X150-ELEGI-LA-BICI-RN

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.