Poner PLAY y escuchar FM ALAS 95.1

La devaluación que sobrevino a las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO) apuró a los sindicatos del sector privado a reclamar la reapertura de sus negociaciones paritarias ante lo que ya consideran una pérdida del 30% del poder adquisitivo. El primero en salir fue el secretario general de Petroleros Privados, Guillermo Pereyra, quien adelantó en una asamblea el martes que el sector solicitará “un aumento de emergencia” para el próximo mes.

El sindicato había firmado un acuerdo del 30% con una cláusula de revisión para octubre, pero el dirigente aseguró que es necesario aplicar un incremento antes, dado que los salarios fueron “carcomidos” con la situación de los últimos días. “Hace dos semanas atrás, los compañeros salían al supermercado a comprar y quizás con 3.000 pesos llenaban su carrito. Hoy no alcanza ni a la mitad. Con la remarcación de estos días les han sacado el 25% de sus salarios”, planteó.

El secretario general del Centro de Empleados de Comercio, Sergio Rodríguez, opinó en sentido similar y anticipó que la federación que los nuclea ya solicitó una reunión con las cámaras empresarias para “ver al menos la posibilidad de una suma fija”. “Nosotros tenemos en nuestro acuerdo una cláusula de revisión para noviembre, pero está lejísimos. Lo que hemos perdido en estos días ya es demasiado. Hoy todas las variables están en el aire y calculamos que hemos perdido al menos un 30% de poder adquisitivo en el año”, planteó.

A la situación salarial Rodríguez le sumó la caída de la actividad económica que redujo el consumo y promovió el despido de trabajadores en el último trimestre. “En los últimos 12 años veníamos manteniendo la misma cantidad de trabajadores, que en nuestra actividad en realidad significa ir para atrás, por es un rubro que debe crecer. Pero en los últimos tres meses se perdieron 350 puestos de trabajo, por goteo, en la provincia”, aseguró.

Desde el sindicato de Camioneros, el secretario general Carlos Roja también indicó que reclamarán un adelantamiento de la negociación a través de la federación que los nuclea, pues el sector acordó una suba semestral del 23% con revisión en diciembre que ya resulta insuficiente. “Es algo que no se vio en ese momento, pero que hoy es poco”, sostuvo.

“La situación es caótica para los trabajadores. Se ha perdido poder adquisitivo y el escenario está cada vez peor”, afirmó el camionero.

Otros sectores acordaron subas con cláusulas de actualización automáticas atadas a la inflación como fue el sector bancario, cuyo acuerdo salarial fue de un 30% para el año con la posibilidad de un ajuste que operaría “de forma inmediata” según las condiciones económicas vigentes.

 

(Río Negro)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.