Poner PLAY y escuchar FM ALAS 95.1
En los yacimientos, la temperatura está muy alta. Los petroleros esperaban la ejecución de la clausula de revisión, que permitía actualizar los sueldos en función del índice de inflación. Sin embargo, las cámaras empresariales plantearon cambiarlo por el bono de $5000 ante el impacto que tuvo el DNU 566, firmado por el presidente Mauricio Macri, y aguardar hasta el “Día 91”.

En diálogo con +e, el dirigente Guillermo Pereyra indicó que el viernes habrá una reunión en el Ministerio de Producción y Trabajo de la Nación. “Estoy hablando con todas las operadoras y el propio Dante Sica. El viernes vamos a ir, luego evaluaremos qué haremos según como nos traten”, indicó el secretario general del Sindicato del Petróleo y Gas Privado de Neuquén, Río Negro y La Pampa.

Pereyra explicó que luego de decretar el estado de asamblea permanente, los delegados salieron a difundir el cuadro de situación en los yacimientos. “La gente se informó y propusieron el paro, quieren salir a la cancha. Hablé con Sica y adelantó la reunión para este viernes, porque acá no cabe la conciliación obligatoria. Es un incumplimiento empresario”, describió el dirigente sindical y también senador nacional por el MPN.

Con 1.200 trabajadores suspendidos en Vaca Muerta y con los planes de inversión de las operadoras para 2020 bajo revisión, las compañías les comunicaron al gremio que no están en condiciones de acceder al reclamo gremial.

El gremio petrolero expresa que tienen el acta firmada y homologada donde está la clausula de revisión, a definirse con el dato de inflación de septiembre. El porcentaje acumulado que piden ronda el 23% de recomposición salarial. “Trabajo tiene que intimar a las cámaras empresarias para que cumplan con la clausula de revisión”, sentenció Pereyra, respaldándose en el acta firmada en mayo último.

Aquella paritaria actualizó los salarios petroleros en un 28%, inmediatamente se les aplicó la primera clausula de revisión con los datos de marzo y la segunda era en septiembre. Si todo siguiera su camino normal, la tercera y última clausula de revisión previa al cierre de la paritaria 2020 debería ser en marzo próximo.

En este contexto, otro tema preocupa mucho al sector trabajador: las 1200 suspensiones y el creciente número de operarios que las empresas “mandan a la casa” ante la baja de la actividad. En una comparación con la crisis de 2016, Pereyra considera que en esta oportunidad el golpe es más duro porque la actividad creció mucho, ante el auge de los hidrocarburos no convencionales, y ahora cualquier coletazo afecta a mucha más gente.

David Mottura – motturad@lmneuquen.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.