pereyra-nueva2016

El secretario general del Sindicato del Petróleo y Gas Privado de Río Negro, Neuquén y La Pampa, Guillermo Pereyra, volvió a defender hoy el acuerdo laboral para la explotación del yacimiento Vaca Muerta y advirtió que “si nos mantenemos rígidos, no va a venir nadie a sacar el petróleo y el gas bajo tierra”.

Negó que la adenda al convenio colectivo petrolero que se firmará en diez días, y que ya fue anunciado por el presidente Mauricio Macri en la Casa Rosada, implique la “precarización laboral” para los trabajadores del yacimiento no convencional de Vaca Muerta e incluso dijo que se está analizando un “nuevo paradigma” laboral para las explotaciones tradicionales.

El sindicalista advirtió que “si nos mantenemos rígidos, con el petróleo y el gas bajo tierra, no va a venir nadie a sacarlo, y vamos a ver cómo los compañeros pierden sus puestos de trabajo. Hay que ser inteligentes. Hay actividades en las que hay que hacer modificaciones, sin resignar los salarios de los trabajadores”.

Pereyra, en declaraciones a radio Con Vos, aclaró -no obstante- que no cree que el mismo tipo de convenio pueda aplicarse a otros sectores laborales porque cada “actividad tienen sus características”, pero resaltó que “para que los dirigentes busquemos la forma para que haya más trabajo, hay que buscar las condiciones” para que ello ocurra.

Respecto al no pago de las denominadas “horas taxis”, uno de los mayores cuestionamientos a la adenda que firmará para el yacimiento no convencional, Pereyra dijo que “en cualquier parte del mundo se pagan las horas que se trabajan”.

Y es que, según aclaró, esas horas extras al 100 por ciento se pagan en la actividad en yacimientos de tipo convencional porque los trabajadores se tienen que ausentar de sus hogares hasta 30 días seguidos y estar “a disposición de la empresa” durante todo el período.

“El sistema no convencional es una factory. El equipo está en el mismo lugar o se mueve 10 o 20 metros. El compañero no está permanentemente a disposición de la empresa, sino que trabaja 12 horas y descansa 12 horas en su casa”, diferenció.

Pereyra dijo que el establecimiento de dotaciones de 16 empleados para las perforaciones no fue decidido “alegremente” sino que se hicieron “todos los estudios y consultas en otras partes del mundo donde se desarrolla no convencional”.

No obstante defender este nuevo acuerdo laboral, el sindicalista remarcó que “el tema principal no es el costo laboral, sino el costo de logística” para que las empresas petroleras inviertan en los yacimientos.

“Del costo laboral no hay que modificar nada, solo acordamos una adenda para adaptar las tareas y que haya trabajo”, remarcó Pereyra, para quien también el Estado debe garantizarles un precio local a las empresas que inviertan para que les convenga producir aquí y no importar el combustible.

Cuando se le consultó si este nuevo tratado laboral se podría extender al resto de la actividad petrolera, Pereyra respondió: “¿Por qué no? No cabe la menor duda. Lo estamos conversando con los ministros de Energia y de Trabajo para ir adaptando el nuevo paradigma a los convencionales. Que los compañeros tengan trabajo, que ganen bien. Nadie está hablando de reducción de salario sino que realmente las horas que trabajen son las que se paguen”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.