Poner PLAY y escuchar FM ALAS 95.1

Miguel Ángel Pichetto transita la recta final a las presidenciales del 27 de octubre con la convicción de que la fórmula en la que acompaña al presidente Mauricio Macri en la búsqueda de la reelección dará vuelta los resultados de las PASO. En un alto en las actividades de campaña pactadas en Cipolletti, el senador nacional concedió una entrevista a LM Neuquén. Estimó que el kirchnerismo duro conspirará contra la elección de Alberto Fernández porque “se sintió empoderado para salir a hablar” después de las PASO. Dijo que la crisis de la deuda se originó por el déficit fiscal y consideró que para salir del rojo de las cuentas públicas hay que recortar el gasto social. Además, se quejó por las pifias de las encuestadoras: “Todas mienten”, endilgó.

-¿Cómo están a esta altura de la campaña?

Física y anímicamente muy bien, con la convicción de que vamos a dar vuelta el resultado de la primaria, que funcionó casi como un escenario de Ley de Lemas para el peronismo, para el Frente de Todos. Ahí votaron sectores de la izquierda, de los movimientos sociales y también del peronismo tradicional. Muchos de esos sectores quedaron afuera con el resultado de la primaria. El 27 de octubre es una contienda electoral entre la coalición política del gobierno, Juntos por el Cambio, contra el Frente de Todos. Y dentro del Frente de Todos hay posiciones políticas muy complicadas, como la reforma agraria, intervención en las ganancias de las empresas, crear la Conadep de los periodistas…

Usted dijo que si ganaba Alberto Fernández a los que tenían dos departamentos les iban a expropiar uno.

Advertisements

Esto en realidad lo dijo (Juan) Grabois, no lo dije yo. Él es un dirigente de la CETEP que está muy vinculado con Cristina Fernández. Además, el candidato Alberto Fernández habló positivamente de Grabois. Dijo que era un buen muchacho, que se dedica a los pobres. Las ideas de esta gente son complicadas para la Argentina de hoy, que, además, atrasan 80 años. La revolución cubana planteó la reforma agraria. En Argentina sostener estas ideas tiene una gran complejidad porque pueden impactar en los sectores del trabajo, en la pérdida de empleo, en definitiva, en los pobres que ellos dicen que defienden.

-¿Por qué los votantes tendrían miedo ahora si no lo tuvieron en las PASO para votar al Frente de Todos?

Porque en agosto no estaban diciendo esto ellos. Lo empezaron a decir ahora porque el 11 de agosto se empoderaron. Lo mismo los piqueteros, que ahora están en las calles mucho más fortalecidos. Estas expresiones no aparecieron antes del 11 de agosto. Son desvaríos, no son la centralidad. Están en el núcleo, están allí.

Usted dice que el 11 de agosto hubo un cambio en el discurso y que ese cambio se va a expresar en un potencial gobierno de Fernández. También hubo un cambio en el gobierno, que instauró medidas que antes había combatido ¿Qué cambios notó usted en el Gobierno?

Me incorporé al oficialismo en abril, mayo. En agosto indudablemente ha habido una lectura del resultado electoral. Es obvio que el Presidente interpretó que había un malestar en los sectores medios y trató de responder con algunas propuestas dirigidas a esos sectores, como el mejoramiento del piso de ganancias para mejorar el poder adquisitivo o la eliminación del IVA a los alimentos. Son medidas que benefician a la gente.

-¿En la estrategia de campaña, qué cambió?

Ahora tenemos una campaña más vinculada con la gente. Una campaña en contacto directo con la ciudadanía, en las plazas.

No era un método habitual en Cambiemos antes de agosto.

No, había una mirada más endogámica, más 360; pero me parece que la política implica estar con la gente. Yo soy un convencido de que hay que caminar y dialogar con la gente. No hay que tenerle miedo y el Presidente, de hecho, está demostrando que cuando va a la calle es bien recibido y que junta multitudes en todos los lugares que está visitando.

-¿Qué efecto tienen estos actos sobre la masa de votantes?

Tiene un efecto positivo: genera un encuentro con la gente a la que se le puede trasladar la idea en el marco de un debate de contenido de cara al 27 de octubre.

-¿Cuál es la propuesta central a transmitir?

El Presidente dijo algunas cosas. Dijo que la tarea del esfuerzo y el ajuste está terminada. Que a partir de ahora la Argentina tiene una base para empezar a crecer. Que la meta del futuro es el crecimiento, el desarrollo y el empleo. Ha dicho cosas importantes en su mensaje.

El gasto social

-¿Usted considera que en agosto ya estaba superado el trauma que generó la corrida de abril del año pasado?

Quedaron efectos y consecuencias, indudablemente. Hubo pérdida del poder adquisitivo. La clase media fue la principal impactada. Y la clase media es la que paga todo el esquema de subsidios que tiene la Argentina. Todo el gasto de seguridad social que tiene el país.

-¿En ese gasto incluye a las jubilaciones?

Una cosa son las jubilaciones, que son legítimas. Las pensiones habría que analizarlas, lo digo en cuanto al número y en algunas provincias que son limítrofes con otros países. Esos temas hay que mirarlos con más detenimiento porque hay un número muy grande de pensiones, cerca de un millón cuatrocientas mil por discapacidad, me parece un número muy alto. De todos modos, se puede considerar que los beneficiarios tienen derechos adquiridos. Después están los planes, está la AUH (Asignación Universal por Hijo) y todo el mecanismo de asistencia social directa que es fenomenal y que implica casi un 75 por ciento del gasto del presupuesto nacional.

-¿Cómo le va a cambiar la vida a la clase media, a las pymes fundidas y a los sectores más agobiados por la política de Macri si gana Macri las elecciones?

Para las pymes se están tomando medidas. Se empezó con la moratoria de las deudas impositivas. El Presidente anunció la liberación de los aportes patronales para las pymes que tomen nuevos empleados. Y va a haber un anuncio muy importante en los próximos días, que los está trabajando el ministro (Dante) Sica. El anuncio forma parte de ese plan que es necesario para el país.

-¿Cómo se equilibra la economía con tanta cesión de ingresos por parte del Estado en el plan por reconquistar a la clase media?

Yo creo que hay que volver a discutir la existencia del plan en términos del gasto en seguridad social. Creo que un plan no puede durar para toda la vida, a lo sumo puede ser para un año. Creo que es inadmisible que Argentina destine el 75 por ciento del presupuesto a la seguridad social, puede destinar el 35 o el 40 por ciento, pero no el 75. Y creo que la mayoría de la gente tiene que levantarse en la mañana y trabajar o ir a buscar trabajo. Este es el verdadero debate de fondo que la Argentina necesita.

“Todas las encuestas mienten”

-Antes de ser candidato a vicepresidente usted se refería a veces con sorna a los métodos del Gobierno para determinar las prioridades de la gente. Precisamente se refería al uso de investigaciones cualitativas y cuantitativas para llegar a las demandas sociales. ¿Qué aportó usted con su incorporación al oficialismo en este aspecto?

Una cuota de realismo político. Las encuestas han fracasado todas en términos cuantitativos, también las del equipo del Gobierno. Ninguna acertó el resultado de las primarias. Todos mienten. Y después no explican por qué decían lo que decían. La de los encuestadores es una de las pocas actividades en la que los responsables no rinden cuentas.

-¿Siguieron mirando encuestas en el oficialismo y dándole la entidad de antes?

Yo le doy más valor a la percepción cualitativa. Hay encuestas, pero tampoco son creíbles porque los sistemas de consulta no son creíbles.

-¿Es un mal argentino o en el mundo es similar?

En el mundo hay una crisis respecto a las encuestas. Erraron en el Brexit, en el plebiscito colombiano, en Brasil.

-¿Los errores en las encuestas generaron confusión en las demandas sociales que consideró prioritarias el Gobierno previo a las PASO? La seguridad y la institucionalidad pesaron menos que la economía, de la que prescindió la campaña oficial.

La economía no puede estar ausente del debate político. Es imposible prescindir de la economía en la discusión.

-Su fuerza prescindió de la economía en la campaña hasta las PASO.

Yo abordé esta discusión en cada recorrida y percibía que había algunos cuestionamientos fundamentalmente en el mundo del comercio. Esto lo venía viendo en todo el país y lo transmití también.

La situación de la fruta

Después de abordar la situación petrolera con las autoridades de YPF y de las contratistas, Pichetto participó de una reunión con los productores de fruta en la sede de la Cámara Argentina de Fruticultores Integrados (CAFI). Fue acompañado por Luis Miguel Etchevehere, ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación.

Pichetto consideró que la situación de la fruticultura del Alto Valle “está mejor” debido a la conveniencia del tipo de cambio actual. Consideró que el dólar alto es la primera condición para el sostenimiento de los negocios frutícolas.

-Sectores locales del agro vinculados a la producción de fruta tenían expectativas con el cambio de gobierno en 2015, pero siguen mal, dicen.

Está mejor, primero porque tienen un tipo de cambio altamente competitivo.

-Los exportadores.

Sí, bueno. Después, si entramos a discutir cómo se distribuye, es otra cosa. La crisis en la fruticultura siempre empieza cuando hay un tipo de cambio bajo. Ese fue el problema del rocazo y el cipolletazo a finales de la dictadura, en los ’80. La convertibilidad significó la quiebra casi de las empresas por tipo de cambio bajo. temas históricamente Hoy el tipo de cambio es competitivo, con lo cual les permite exportar. ¿Cómo gotea? ¿Cómo debe distribuirse hacia abajo al productor? Esos son irresueltos en el Valle. Ahora bien, lo que quiero decir es que siempre he trabajado por este tema. Los productores saben que siempre cuentan conmigo en los temas más sensibles. Lo que pasa es que hay una memoria frágil y a veces las noticias no se publican adecuadamente o se olvidan. Junto con la senadora (neuquina) Lucila Crexell (ex MPN y actual candidata en segundo término por Juntos por el Cambio para renovar su banca) presentamos la emergencia impositiva y económica para la fruticultura de Neuquén y Río Negro, que prorrogó las obligaciones fiscales.

-Se ha publicado hartamente en los medios de la región.

Pero nadie es el autor, eso vino porque llovía. No hubo una tarea del senador Pichetto y la senadora Crexell. No hicieron nada. No quiero que me den una medalla, lo que quiero decir es que, si usted me pregunta si me preocupa la fruticultura: claro que me preocupa. La emergencia económica es para tratar de oxigenar por el lado del principal acreedor de los productores, que es el Estado en las obligaciones fiscales. Hace pocos días decidimos dar un préstamo a la provincia de Río Negro, que bueno ya veremos si la provincia en algún momento devolverá o veremos qué pasará. En lo inmediato, lo importante es que entran 400 millones de pesos al sector para el desarrollo de tareas culturales para tratar de que no tengamos carpocapsa y de que no tengamos problemas con Brasil. Lo que no podemos repetir es la tragedia de mandar fruta y que le detecten enfermedades antes de entrar a Brasil, porque un día nos van a bajar la persiana. Además, por una gestión personal se les bajó las retenciones de cuatro a tres pesos por dólar a los exportadores de fruta. Personalmente, creo que las economías regionales no deben tener retenciones porque tienen mucho poder para generar trabajo de forma intensiva, a diferencia de la actividad cerealera.

 

  • Rincon Instalador B16
  • Orion Prod Luc Fiesta3
  • Dsa Delsur1 1
  • Ra Servicios Generales
  • Colorshop Banner 3
  • Ssg Banner
  • Crash Catriel1
  • Pampahogar1
  • Catriel Maderas465 N
  • petroleros2

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.