piquete rincon

El presidente de YPF y el titular del gremio vuelven a reunirse hoy en Buenos Aires para buscar una salida al conflicto que ya lleva cinco días.

El gobierno de Mendoza advirtió que la destilería de Luján de Cuyo está al límite de sus reservas. La refinería suministra naftas al centro y norte del país.

 

Represión, desabastecimiento y desempleo son los fantasmas que rondan los piquetes que bloquean los yacimientos de Rincón de los Sauces. La reunión entre el secretario general del sindicato petrolero, Guillermo Pereyra, el intendente Marcelo Rucci y el presidente de YPF, Miguel Gutiérrez, pasó a cuarto intermedio. Hoy a las 14 volverán a negociar en Buenos Aires.

La vigilia se vive con nerviosismo en Rincón. Personal de Gendarmería y Policía Federal se ubicó ayer más cerca de los yacimientos y encendieron la alarma. De inmediato, vecinos engrosaron la masa de manifestantes.

El fin de semana, en los piquetes estaban los operarios petroleros con familiares, pero ante la posibilidad de que Gendarmería reprima, se sumaron vecinos. En diálogo con Río Negro los manifestantes del corte de Narambuena, a diez kilómetros de la ciudad, se mantuvieron firmes. “No les tenemos miedo. Acá los vamos a esperar y no nos vamos sin una solución”, dijeron.

Desde la empresa YPF, por su parte, informaron que las negociaciones se deben dar con los caminos liberados y sin los trabajadores en los piquetes.

Desabastecimiento a la vista

Todos los yacimientos permanecen fuera de servicio y según publicaron medios mendocinos, esa provincia y San Juan comenzaron a plantear una posible falta de combustibles.

“La situación de la refinería de Luján de Cuyo se volvió crítica. De no existir una solución en las próximas horas, el desabastecimiento en las estaciones de servicio será un hecho”, publicaba ayer el diario Los Andes de Mendoza.

El subsecretario de Minería, Emilio Guiñazú, afirmó el lunes que el stock permitiría pasar tres días y con cinco jornadas de corte los plazos se comienzan a cumplir.

Esto materializa el anuncio hecho por YPF el sábado en el que la empresa alertaba las consecuencia de los bloqueos. “El 60% de la capacidad de la refinería de Luján de Cuyo se encuentra afectada, con riesgo real de desabastecimiento de combustibles en 14 provincias del país”.

Antes de la reunión, Guillermo Pereyra aseguró que la solución es fácil. “YPF tiene que decir que no tiene ningún problema de que los compañeros ingresen a trabajar en la empresa que sea, no puede obstruir esto que es tan sagrado como la libertad de trabajar”.

Pereyra aseguró al tratarse de “compañeros desocupados no tiene el mismo tratamiento que con aquellos en actividad que uno puede decir ‘levantemos las medidas para dar lugar a la negociación’. Acá hay desesperación porque no tienen el trabajo, porque hay pero no se los permite YPF”.

Por su parte, el gobernador Omar Gutiérrez destacó que lleva dos noches “sin dormir”, en comunicaciones permanentes con Nación. “Hicimos todas las gestiones en las últimas hora para evitar cualquier tipo de represión”.

Destacó que si no se logra un arreglo entre partes, estableció otra reunión con los ministros de Energía, Juan José Aranguren y del Interior, Rogelio Frigerio.

Fuente: (Río Negro)

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.