guanaco cerco

La petrolera provincial participa en al menos cinco yacimientos dentro del mapa petrolero rionegrino. Después de la renegociación obtuvo un 5% de Río Neuquén, en manos de Pampa Energía, un área con potencial en gas no convencional y que está repartido entre Río Negro y Neuquén.

Además del contrato de operación y mantenimiento de Catriel Oeste (con Aconcagua), también opera Catriel Viejo junto a Medanito con una producción promedio de 4,5 m³/día.

Recibió también áreas de exploración que fueron revertidas y que en su interior tienen lotes de explotación. En estos últimos participa, en UTE, con Petrolera del Comahue en General Roca y Blanco de los Olivos. El primero contiene los contratos de explotación de Don José y Flor de Roca, mientras que el otro tiene la locación Puesto Survelín.

Este es el esquema inicial que pretende utilizar la Provincia para relanzar la participación de la petrolera provincial. En las próximas licitaciones -Caldiero pretende que sean firmadas en noviembre próximo– Edhipsa buscará quedarse con una participación en las áreas. El modelo a utilizar sería similar al de la petrolera neuquina GyP, que licita con el sistema de carry (acarreo).

De esta manera la firma provincial puede retener una participación en el área, que va desde el 5 al 15 por ciento, y optar por pagar sus compromiso con su parte de la producción computable en el área. Tampoco descartan la conformación de UTEs para sumar metros cúbicos de crudo al esquema de la compañía local, que por el momento funciona más como una oficina de coordinación.

Horizonte de gas

En la encrucijada de los bajos precios del petróleo y los planes de incentivo a la producción de gas en el país, la industria local se volcó hacia esos proyectos. De hecho, en la actualidad Vaca Muerta respira por las inversiones para nuevos desarrollos de shale gas.

Una de las principales apuestas de YPF dentro de este esquema es EFO, en Allen. El bloque, rico en tight gas, viene incrementando sus niveles de producción sin pausa. Pero este horizonte podría ampliarse con la licitación de Cerro Manrique.

Se trata de un área exploratoria, ubicada justo al norte de EFO, que tiene una extensión de 358 km². La petrolera nacional solicitó al gobierno rionegrino un permiso para realizar tareas exploratorias en el lugar. Entienden que puede existir una continuidad de las formaciones convencionales Loma Montosa y Sierras Blancas, y de las tight Punta Rosada y Lajas.

El pedido es similar al que realizó YPF para el bloque Chelforó, una extensa área que corre sobre la zona de bardas entre el Alto Valle y el Valle Medio. En este nuevo caso el plan de trabajo busca confirmar el potencial exploratorio, evaluar el riesgo geológico y la economía de los proyectos que puedan surgir en el área.

En la actualidad el bloque Cerro Manrique posee pocos trabajos. Apenas cuenta con dos pozos exploratorios y aproximadamente 387 km lineales de sísmica 2D (58 líneas) de diferentes estudios y calidad.

Las perforaciones datan de 1979 y 1992, fueron realizadas por YPF y Pérez Companc. Ambas están abandonadas y llegaron a profundidades de 3.158 y 4.350 metros lineales. El gobierno provincial estima que el plan exploratorio, a realizarse en dos etapas, necesitaría de inversiones por al menos u$s 52,3 millones.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here