Georg Jura

El Parlamento de Río Negro prohibió la instalación de la quinta central nuclear en territorio provincial. Al finalizar la votación, debió se levantada momentáneamente la sesión. El Presidente de la Cámara decretó un cuarto intermedio y debió intervenir la seguridad. Hubo un encontronazo entre los legisladores Rochás y Arroyo.

La sesión estuvo cargada de chicanas. Entre el oficialismo y el Frente para la Victoria se acusaron de “oportunistas” y “veletas”. Empezó con ironías, siguió con tensión y terminó mal.

Mientras los parlamentarios hablaban, los asistentes -ubicados en las gradas- gritaban o silbaban contra quienes defendieron la generación de energía nuclear. La consigna del público fue “no, es no”, para dejar sentada la posición de no solo no permitir la instalación de la usina, sino también de desmantelar el armado existente.

Para evitar eso, el proyecto del Ejecutivo que se debatió hoy, tenía en su artículo segundo, la posibilidad seguir generando energía nuclear, para no afectar a la empresa INVAP ni al centro de Pilcaniyeu, que funcionan hace más de 50 años en Río Negro.

Finalmente se votó. Y se aprobó la prohibición. En general, fue por mayoría con la excepción de la legisladora de Cambiemos, Daniela Agostino. Y en particular, el artículo 2 fue rechazado por el bloque del FpV, Fuerza Nacional y Popular y Agostino.

El público sumó tensión. Y hubo un encontronazo entre Nicolás Rochás (FpV) y Ricardo Arroyo (Juntos Somos Río Negro) que debieron ser separados por la seguridad de la Cámara. En ese momento, Pedro Pesatti definió un cuarto intermedio.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.