Sainz Dakar2018

El Matador cortó con la seguidilla de abandonos y ganó con facilidad por segunda vez en la historia el Dakar, dándole el título a Peugeot que se retiró de la prueba. Los Toyota de Al-Attiyah y De Villiers completaron el podio. Halpern fue el mejor argentino.
Carlos Sainz se dio el gusto de volver a ganar el Dakar. Fue en su edición 40, que se largó en Lima y terminó en Córdoba. El Matador escribió otra página de gloria en su campaña deportiva y el dio el título a Peugeot, que se retiró de la prueba más dura del mundo.

Sainz se impuso en el Dakar más duro desde que llegó a Sudamérica hace una década, ya que apenas completaron la prueba el 57 ciento de los pilotos que largaron.

La exigencia de la prueba le dio más valor aún a la espectacular victoria del Matador, quien se impuso en dos etapas, aumentando su cuenta a 31, el español con más triunfos parciales de la historia y el tercero en el historial del Dakar.

El piloto español, de 55 años, se convirtió en el ganador con más edad en autos y aumenta su espectacular palmarés con dos mundiales de rally, el título de raid todo terreno y ahora dos Dakar.

La última etapa se disputó en Córdoba, con 120 kilómetros de velocidad. Ganó Giniel De Villiers, demostrando que su Toyota va muy bien en caminos. Lo escoltó Stéphane Peterhansel, a 40 segundos, y finalizó tercero Nasser Al-Attiyah, a 41s. Sainz se lo tomó con tranquilidad la exigencia, evitó cometer errores y terminó noveno, a 3m 19s.

Para Peugeot fue el cierre esperado en su despedida de la “prueba que se convirtió en leyenda”, que fue una de las más difíciles y duras de las diez ediciones realizadas en suelo sudamericano.

El propio Bruno Famin, director deportivo de la marca, recibió emocionado al español y al navegante, para celebrar luego sobre el techo de la vehículo.

El segundo lugar quedó para el qatarí Nasser Al-Attiyah, quien junto al sudafricano Giniel De Villiers, cerraron el podio con las Toyota Hilux, aventajando al Peugeot del francés Stéphane Peterhansel y al Mini del polaco Jakub Przygonski.

Varios argentinos se destacaron en la exigente prueba. Sebastián Halpern fue el mejor con un impecable noveno lugar, mientras que Lucio Álvarez, de gran tarea en las últimas etapas, terminó décimo.

No la tuvo fácil Eduard Nikolaev en la categoría de los camiones. Su rival más fuerte, pese a dominar la general durante 11 etapas, fue Federico Villagra con su Iveco.

Después del abandono del Coyote el pasado viernes, el cierre de convirtió en un paseo para el ruso del equipo Kamaz.

Nikolaev, quien logró su tercer título en el Dakar, superó al bielorruso Siarhei Viazovich, con el Maz, por casi cuatro horas. El ruso Airat Mardeev, otro de los integrantes de la armada de Kamaz, terminó tercero.

“Había trampas todos los días, fuera de camino, que no es la parte en la que soy especialista, pero nos manejamos bien. Estamos contentos”. (RN)

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.