La demanda aumenta antes de las vacaciones y hay que programar con tiempo la revisión técnica del vehículo. No hacerla puede costar más de $50 mil de multa.

Arrancan las vacaciones y, a pesar del coronavirus, son muchos los que proyectan su viaje, como pasó en el feriado súper largo de diciembre. Para el verano, además de la reserva de alojamiento, la consulta de precios en el destino y el armado de las valijas, se suma entre los requisitos a cumplir la renovación de la Revisión Técnica Obligatoria del vehículo. La demanda de turnos está creciendo y hay que programarlo con anticipación.

El control anual del estado mecánico y de la emisión de gases contaminantes de los vehículos es obligatorio aún si no se planifica un viaje largo, pero la experiencia en los puestos de RTO advierte que muchos la realizan antes de salir a la ruta con un doble objetivo: evitar la multa y tener tranquilidad sobre el funcionamiento de todas las piezas mecánicas que afectan la estabilidad del vehículo.

La oblea que entregan los puestos de Bariloche, Viedma, El Bolsón, Villa Regina, Roca y Cipolletti son válidas para circular en todo el país. Los vehículos patentados en la provincia pueden hacer la revisión en cualquiera de esas ciudades, tramitando el turno previamente en la página de Vialidad o directamente en el sitio web de la empresa encargada de la verificación, Técnica Sur.

A raíz de la pandemia se pueden otorgar turnos cada 15 minutos y por la demanda actual hay una demora de unos cinco días hábiles, en promedio. Si la cantidad de viajeros aumenta, como suele ocurrir en el inicio del verano, el tiempo de espera para obtener la cita puede incrementarse.

Hasta el momento se encuentra vigente la tarifa del año pasado, que tenía validez hasta enero. La fecha del aumento aún no fue anunciada. Quienes realicen la verificación sin incremento pagarán $1600 si se trata de un auto particular o $3520 si se trata de un vehículo de carga.

rto1 - Catriel25Noticias.com

La revisión se realiza con máquinas que miden la eficacia de los frenos, la suspensión y dirección del vehículo. Además, los operarios chequean el correcto funcionamiento de las luces y la bocina. El resultado en analizado por ingenieros que determinan si el vehículo es seguro para circular o no.

En muchos casos, ante fallas menores, se otorga una aprobación condicional. Los propietarios tienen dos meses para resolver la falla puntual y volver a la inspección sin pagar. En los vehículos rechazados por problemas múltiples o graves, se les dan 30 días corridos para realizar las reparaciones. En ambos casos, si se superan los plazos máximos, se debe sacar turno, pagar la tarifa completa y pasar la revisión completa.

El trámite lo puede realizar cualquier persona presentando la documentación requerida del vehículo (cédula verde y patente) y un documento personal.

En Río Negro, la multa por no tener vigente la RTO se mide por unidades de sanción y contempla un castigo máximo superior a los 50 mil pesos.

 

(LMCipolletti)

12 / 100

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.