chef

En la causa también está implicada la pareja del hombre, ambos tenían dos restaurantes en San Martín de los Andes y los investigan por el engaño a 12 proveedores con cheques sin fondos.

En una audiencia de realizada en viernes pasado un hombre y una mujer fueron acusados de defraudación y de librar cheques sin fondos, los investigan por estafas que hasta el momento generaron un perjuicio de $1.000.000 de pesos, pero que podría ascender a los $9.000.000, el sujeto habían sido acusados a principios de diciembre por defraudación. En el caso del hombre solicitaron que se le extienda la prisión preventiva que actualmente está cumpliendo y a la mujer le prohibieron salir del país.

Se trata de una investigación compleja porque existen “innumerables personas que se acercaron a la fiscalía a hacer saber todos los hechos narrados y que conllevan a un perjuicio patrimonial, que sale de toda esfera de normalidad de lo que puede ser un giro comercial habitual”, señaló el asistente letrado de la fiscalía, Ignacio Oyuela Noble.

El imputado es el empresario gastronómico Hernán Lussoro, dueño del local “La Posta Criolla Plaza” quien culminó su temporada comercial liberando pagos a todos sus acreedores y que el día posterior a las pascuas del 2019, “decidió volar de la Ciudad de San Martín de los Andes, ocasionándoles un perjuicio económico que hasta el momento estimamos que es de 1 millón de pesos y que potencialmente con el informe de la empresa online y las investigaciones realizadas, podría llegar a los 9 millones de pesos”.

El juez a cargo de la audiencia dio por reformulados los cargos y dispuso la prórroga de la prisión preventiva que viene cumpliendo hasta el 3 de marzo.

Ya realizaron 12 denuncias

La teoría del caso que investiga la fiscalía es que el primer hecho ocurrió los días 7 de febrero del 2019, 2 de marzo del 2019 y 3 de abril del 2019, los imputados defraudaron a una de las víctimas por $112.826. Los acusados, en su calidad de propietarios de dos restaurantes ubicados en la ciudad de San Martín de los Andes, solicitaron mercadería para su comercialización y “aparentando solvencia” libraron cheques correspondientes a la cuenta corriente de uno de sus locales gastronómicos “a sabiendas de su imposibilidad de su cobro”.

El segundo hecho ocurrió en fechas 30 de octubre del 2018, 13 de noviembre del 2018 y 13 de marzo del 2019, los imputados defraudaron los intereses de otra víctima librando cheques con un perjuicio económico de $69.000. Para ello solicitaron insumos de limpieza, “abusando de la confianza de amistad prexistente”.

El tercer hecho ocurrió los días 12 de febrero del 2019, 27 de febrero del 2019 y 14 de marzo del 2019. Los imputados defraudaron los intereses de otra víctima solicitando la entrega de mercadería, y a contra prestación “abusándose de la confianza prexistente de larga data” liberaron cheques por un total de $16.250 “a sabiendas de su imposibilidad de cobro”.

El cuarto hecho ocurrió los días 11 de enero del 2019, 12 de febrero 2019 y 18 de febrero del 2019. Los imputados solicitaron mercadería “en su calidad de propietarios administradores” de los locales gastronómicos y en contra prestación emitieron cheques por un total de $142.000, “aprovechándose la confianza prexistente de larga data”.

El quinto hecho ocurrió el 15 de diciembre del 2018. Los imputados dieron en pago a otra víctima cuatro cheques en concepto del pago por un vehículo por la suma total de $75.000.

El sexto hecho ocurrió en las fechas 16 de septiembre del 2018 y 28 de noviembre del 2018. Los imputados defraudaron los intereses de dos personas por $59274 en concepto de pago de mercadería para su comercialización. Lo hicieron mediante la emisión de cheques, “a sabiendas de su imposibilidad de cobros”.

El séptimo hecho ocurrió los días 16 de septiembre del 2018 y 28 de noviembre del 2018. Los imputados defraudaron a otra de las víctimas por $143.500 mediante la compra de leña fraccionada. Lo hicieron en su calidad de propietarios administradores de los locales gastronómicos, liberando cheques a nombre de la firma comercial de uno de los locales del cual eran propietarios “abusándose la relación prexistente de amistad y comercial de larga data”.

El octavo hecho fue los días 16 de septiembre de 2018 y 28 de noviembre del 2018. Los imputados solicitaron mercadería para su comercialización para sus locales comerciales, en el transcurso del año 2018 y principios del 2019  y en contra prestación “abusando la confianza de amistad y comercial de larga data” libraron cheques ocasionándole un perjuicio económico de $291.000.

El noveno hecho ocurrió el 10 de marzo del 2019. Los imputados emitieron dos cheques a una compañía por el pago de la alarma y el monitoreo,  para sus locales comerciales ocasionándole a la víctima un perjuicio económico de $25.360.

El décimo hecho ocurrió el 26 de febrero del 2019 cuando los imputados defraudaron los intereses de otra víctima. Entre diciembre del 2018 y fines de abril del 2019 solicitaron leña y carbón para su utilización y en contra prestación liberaron cheques ocasionando un perjuicio patrimonial de $54.292.

El onceavo hecho ocurrió el 15 de agosto del 2018, el 12 de febrero 2019 y el 15 de marzo del 2019. Los imputados solicitaron la entrega de mercadería por $68.000, en contra prestación y con continuas promesas de pago.

El doceavo hecho ocurrió el 7 de septiembre del 2018. Los imputados dieron en pago dos cheques  por $9500 a otra de las víctimas en concepto de pago de servicios de contaduría de su local gastronómico, “a sabiendas que al tiempo de su presentación no podría ser legalmente pagado”.

 

(Río Negro)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.