Vanina Alzogaray, bióloga graduada en la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la Universidad Nacional de La Pampa (UNLPam), es una de las investigadoras que está desarrollando un suero equino para tratar pacientes en Argentina infectados con Covid-19.

Hace unos días, la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) aprobó el protocolo de investigación del estudio clínico de Fase 2/3 del suero hiperinmune anti-COVID-19. Desde esta semana se evaluará su seguridad y eficacia en el tratamiento de pacientes con infección por SARS-CoV-2.
Alzogaray es, además, doctorada en el área de Química Biológica de la Universidad de Buenos Aires e Investigadora Asistente del Conicet. Tiene una larga trayectoria como investigadora en el Laboratorio de Inmunología y Microbiología Molecular de la Fundación Instituto Leloir donde, entre otras líneas de investigación, se abocan a la generación de nanobodies como herramienta para la cristalización de macromoléculas de interés terapéutico.
En abril de este año, a raíz de esta experiencia, el jefe de este laboratorio, doctor Fernando Goldbaum, convocó a este equipo para formar parte de un proyecto que tiene como objetivo el desarrollo de un suero equino para tratar pacientes en Argentina infectados con el nuevo coronavirus.
“Cuando comenzamos a trabajar en el proyecto, lo primero que hicimos fue recopilar y leer información bibliográfica que circulaba sobre coronavirus, la cual fue y es abundante”, dijo Alzogaray, según reprodujo la revista Contexto Universitario. “Paralelamente, en base a toda la información que íbamos obteniendo, confeccionamos los protocolos para trabajar en el laboratorio. Se reportó y demostró que la glicoproteína Spike, particularmente el dominio de unión al receptor RBD, está involucrado en el ingreso del virus a las células humanas y además genera altos títulos de anticuerpos neutralizantes contra el coronavirus cuando se usa como inmunógeno. Entonces, basándonos en estos resultados, el laboratorio se dedicó a desarrollar una cantidad suficiente de proteína recombinante del dominio RBD para que Inmunova y el Malbrán realizaran los primeros ensayos en el laboratorio”, explicó.
El estudio clínico comenzará esta semana en el Sanatorio Güemes, en el Hospital General de Agudos Ignacio Pirovano, ambos de la ciudad de Buenos Aires; en el Hospital Cuenca Alta – SAMIC, de Cañuelas; y en el Instituto Médico Platense, de La Plata.
Próximamente iniciará en más de diez hospitales y clínicas de obras sociales del área metropolitana de Buenos Aires y La Plata.
ncluye la participación voluntaria de 242 pacientes adultos con enfermedad moderada a severa causada por la infección del SARS-CoV-2 confirmada por PCR, dentro de los diez días del inicio de síntomas y que requieren hospitalización.
El suero anti-Covid-19 es el primer potencial medicamento innovador para el tratamiento de la infección por el nuevo coronavirus totalmente desarrollado en Argentina. En ensayos in vitro demostró la capacidad de neutralizar el virus, con una potencia alrededor de 50 veces mayor que el promedio del plasma de convalecientes. Este desarrollo y los resultados de estas pruebas fueron publicados en la revista especializada Medicina.
Ese estudio clínico de Fase 2/3 busca demostrar la seguridad y eficacia del suero hiperinmune en términos de mejoría clínica del paciente: la recuperación pronta para poder ser externado, que no avance la enfermedad y por tanto la necesidad de asistencia respiratoria mecánica o el traslado a una unidad de cuidado intensivo.
“El ensayo clínico evaluará si los anticuerpos del suero anti-Covid-19 pueden frenar la propagación del virus en el organismo y así evitar que el cuadro se agrave. Esperamos demostrar su eficacia y debemos hacerlo, como en todas las terapias experimentales, con un estudio clínico riguroso y controlado”, dijo Fernando Goldbaum, director científico de Inmunova e investigador superior del Conicet.
“Si bien las vacunas son la estrategia ideal, la pandemia plantea la necesidad de terapias efectivas en plazos más próximos que permitan disminuir el impacto del nuevo coronavirus. Nuestro suero no necesita de donantes, se puede producir en grandes cantidades y se puede suministrar a cada paciente en una concentración conocida de anticuerpos”, indicó Goldbaum, que también dirige el Centro de Rediseño e Ingeniería de Proteínas de la UNSAM y el Laboratorio de Inmunología y Microbiología Molecular de la Fundación Instituto Leloir.
Este suero terapéutico es una inmunoterapia basada en anticuerpos policlonales equinos, obtenidos mediante la inyección de una proteína recombinante del SARS-CoV-2 en estos animales, inocua para ellos, que hace que generen gran cantidad de anticuerpos neutralizantes. Luego de la extracción del plasma –un proceso similar al que se utiliza cuando se extrae plasma de personas (plasmaféresis)– estos anticuerpos se purifican y procesan, a través de un proceso biotecnológico, para obtener fragmentos de los anticuerpos con alta pureza y buen perfil de seguridad. (Diario Textual)
alas giff1

995x150-PlanCastello

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.