Poner PLAY y escuchar FM ALAS 95.1

En la zona, los activistas y defensores de la carne vacuna opinan sobre lo que ocurrió en la Exposición Rural el fin de semana anterior. Mientras los primeros critican el maltrato animal, los segundos argumentan que se trata de una elección. Un debate a largo plazo.

Acostumbrados a vivir en dicotomías, asistimos ahora al enfrentamiento entre veganos y carnívoros. La polémica se intensificó el fin de semana anterior, cuando un grupo de activistas ingresó al predio de la Rural, en ciudad de Buenos Aires, con carteles en defensa de los animales y fue echado del lugar con violencia, por gauchos a caballo.

Lejos de ese foco de atención, pero cerca de esas diferencias, la discusión se hizo presente en la región.

Leonor Salinas, la vocera de Animal Libre neuquina ( una organización que promueve la vida vegana), confió que situaciones tensas también se viven en la región. “En el activismo hemos tenido experiencias hermosas y experiencias lamentables, muchos insultos, mucha actitud a la defensiva. Pero nosotros sabemos a qué nos enfrentamos; tenemos muy claro que estamos hablando de personas que deciden perpetuar y ser parte de un sistema que mata. Nuestra posición siempre va a ser pacífica, va a ser educativa, informativa y va a ser en función de la transformación legislativa y social”, sostuvo la referente neuquina de la ONG nacional.

Desde Bariloche, Ana Inés Ratti, integrante de la misma organización, defendió el acto de protesta del domingo pasado: “La intención fue visibilizar el reclamo por la explotación animal con la que no estamos de acuerdo y queremos que de a poco se termine. Es un reclamo muy noble porque estamos defendiendo los derechos de quienes no tienen voz”.

Gustavo del Agua es empresario gastronómico. Es de los que hacen asados multitudinarios, con varios costillares en exhibición. Técnicamente, está en la vereda de enfrente. “Para los argentinos -dice- la carne es todo” . Pero el hombre respeta el gusto ajeno.

Eugenia Abraham, una productora del Alto Valle, cree que “el fundamentalismo de carne sí o carne no, no ayuda”. Y opina que para defender cualquiera de las dos posturas es necesario estar bien informado y plantear la discusión desde el respeto. Recordó que en la región, grupos activistas se manifestaron en contra las jineteadas. “Pero se realizó de manera pacifica. Hay muchas culturas que tienen una alimentación que excluye estos alimentos y otras no. Deberíamos tener la libertad de elegir. Yo dejé de consumir carne por dos años y fue una decisión personal”, sostuvo.

El debate sobre qué comemos excede a estos dos equipos enfrentados. Hay muchas razones por las cuales las personas eligen lo que comen: desde sus principios, a lo que permite su bolsillo; desde su salud a la tradición, pero también por la religión, la ética, la disponiblidad, el gusto, y también la publicidad.

“Lo que se vivió fue un retroceso. Fue como volver al año 1.800. Creo que ambas parte erraron en la forma de accionar. Lo que tenemos que rescatar son los valores. Tanto el vegano como quien decide comer carne y otros productos deberíamos respetar la elección del otro, porque ante todo somos personas. Además hay que pensar que mucha gente come lo que puede, la cuestión económica y la posibilidad de acceder a determinados alimentos también se ponen en juego”, expresó Luis Beliú, productor ganadero de la Línea Sur.

Lo que ocurrió en la Rural, más allá del hecho en sí, y del repudio que merece la violencia , es una pequeña muestra de un fenómeno que crece, sobre todo entre los más jóvenes: el de la preocupación por los temas ambientales, de salud, de maltrato animal y de alimentación.
Fuera de las costumbres y de las modas, quizás sea razonable

sentarse a la mesa con la polémica como invitada para empezar a pensar en todas las preguntas que dejan pendientes los dos puntas del debate. ¿Hay alimento de calidad para todos o lo más saludable queda restringido a quienes más tienen?, ¿ es posible no contaminar? ¿qué practicas serían las adecuadas?.

Será una larga charla.

El repudio del Instituto de Derecho Animal del Colegio de Abogados

Desde el instituto de Derecho Animal del Colegio de Abogados de Neuquén, señalaron su disconformidad “con cualquier tipo de maltrato animal, por lo tanto también criticamos y estamos en contra de esta actividad que se considera un deporte”, en relación a la jineteada que se realizaba en la Rural al momento de la proptesta vegana.
Gimena Gutiérrez, una de las integrantes del Instituto, recordó que se está trabajando en un proyecto de ley integral a nivel provincial para restringir cualquier tipo de maltrato animal.
La concejal del MPN Andrea Ferracioli, también opinó sobre el tema. “Creo que no es la manera de manifestarse, porque podrían haberse manifestado fuera de la rural, pero la verdad es que repudio el accionar de estos señores que andaban a caballo. Los veganos se manifestaron en forma pacífica; no era para golpearlos, ni pasarle con los caballos por encima.Yo hace muy poco que soy vegana, y los defiendo como activista. Los activistas veganos hacen intervenciones de este tipo y es la primera vez que veo esta barbarie”, finalizó.

Veganismo

* “El veganismo como movimiento tiene que ver con la defensa de los derechos de los animales. Sienten como nosotros y tienen derecho a la vida y la libertad”, defienden.
* Activismo: “las formas son variadas en el Alto Valle. Muchas agrupaciones proteccionistas llevan adelante un trabajo autogestionado ”.
* Sostienen que “un cambio global hacia una alimentación sin productos de origen animal es vital para salvar al mundo del hambre, de la escasez de combustible y de los peores impactos del cambio climático”
* Desde Animal Libre impulsan la campaña por el proyecto “Mi Menú Vegano” que busca incluir en espacios públicos con opciones veganas ; aumentar el acceso a una alimentación saludable, amigable al veganismo, a la celiaquía, y a otras alergias.

Según Naciones Unidas, Argentina es el décimo mayor consumidor mundial de carne.

Según la FAO, la carne es el producto pecuario de mayor valor. Posee proteínas y aminoácidos, minerales, grasas y ácidos grasos, vitaminas y otros componentes bioactivos, así como pequeñas cantidades de carbohidratos. Desde el punto de vista nutricional, la importancia deriva de sus proteínas de alta calidad, que contienen todos los aminoácidos esenciales

En 2018, cada argentino consumió un total de 115,58 kilos de carne. Entre enero y diciembre del año pasado, el consumo per capita en el país fue de 57,54 kilos de carne vacuna, 42,89 kilos de pollo y 15,15 kilos de cerdo, de acuerdo con datos oficiales.

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.