Poner PLAY y escuchar FM ALAS 95.1

Evalúan la utilización de equipos para controlar a distancia en el área el incendio. El pozo incendiado está en un área emblemática del gas para el país. Ahora las perforaciones llegan hasta la formación Vaca Muerta.

El Pozo LLLO X-2 estaba en plena producción en un área emblemática de la matriz energética argentina: Loma La Lata, un punto de la Cuenca Neuquina que cambió el paradigma energético del país ofreciendo una descomunal cantidad de gas para la industria, la generación de energía eléctrica y el transporte.

Hoy YPF explora en esa área una veta no convencional perforando pozos en la formación Vaca Muerta, horizonte de donde proviene el gas que se trata de controlar por estas horas.

Fuentes de la industria sostienen que el incendio agrega complejidad a la tarea de contención, si bien en algún punto evitó una propagación mayor de la emanación.

Las fuentes consultadas creen que es inminente la llegada de especialistas de Estados Unidos de una de las empresas que se dedican a la contención de este tipo de incendios.

Por ahora no habría registros oficiales de derrame de otros fluidos en el lugar. Es decir, lo único que estaría saliendo del pozo según informan las fuentes consultadas es el shale gas que por motivos que todavía no fueron informados terminó en un incendio este domingo a la madrugada.

Tampoco hay información oficial acerca de los motivos por los cuales podría haber ocurrido la pérdida, algo que incluye un amplio rango que va desde una falla humana hasta un colapso de materiales, entre otras tantas variables.

El operativo de contención, según las últimas informaciones, implica un perímetro de restricciones de un kilómetro.

El de la seguridad es uno de los temas principales a la hora del abordaje de este tipo de incidentes: un pozo en un estado así de crítico impone un alto grado de peligrosidad para quienes están asignados a la tarea de contención.

Es por eso que no se descarta que durante la contención se terminen utilizando equipos remotos, siempre dentro del área, para poder contener el fuego y el escape de gas.

Hay antecedentes de escapes de este tipo en Neuquén. Se trata de algo con precedentes en operaciones en Neuquen.

Por caso, en de julio de 2013, cuando un pozo del yacimiento Centenario se incendió en cercanías de un barrio de Plottier.

En ese entonces, especialistas de la empresa Boots & Coots que llegaron desde Estados Unidos inyectaron agua en el pozo, instalaron válvulas de seguridad y lograron restituir la hermeticidad del pozo.

 

Por Fernando Castro – fcastro@lmneuquen.com.ar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.