Aguas Rionegrinas comienza a normalizar paulatinamente el servicio de agua potable en la localidad de Catriel tras sobrepasar dos días de elevada turbiedad en el río Colorado.

Las intensas lluvias cuencas arriba del río Colorado arrastraron una gran cantidad de sedimentos, esto produjo un incremento notable en la turbiedad del río, llegando a alcanzar en el día de ayer las 10.000 NTU.

Durante la tarde de este jueves 11 pudo detectarse una reducción en los niveles de turbiedad, motivo por el cual se encendió la segunda bomba de agua de la planta potabilizadora, previendo elevar la presión en el suministro durante el transcurso de la tarde y primeras horas de la noche.

Es importante destacar que personal de la firma rionegrina estuvo monitoreando constantemente el estado del río a los fines de poder aumentar la capacidad de producción cuando se viera una reducción en la turbiedad.

La elevada turbiedad en los ríos condiciona la producción de agua potable ya que el agua presenta una gran cantidad de tierra y sedimentos en suspensión lo que afecta la potabilización.

Por otra parte, es preciso mencionar que meses atrás Aguas Rionegrinas concretó la instalación de un nuevo módulo de filtrado rápido a los fines de incrementar el caudal de agua potable que se inyecta a la red.

Desde Aguas Rionegrinas se recomienda extremar el cuidado del recurso priorizando el consumo y la higiene personal hasta tanto se regularice la situación.

5 / 100

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.