La segunda ola ya llegó y esto está claro en los números que el Ministerio de Salud de la Nación informó este martes: en las últimas 24 horas, se registraron 163 muertes y 20.870 nuevos contagios de coronavirus, el número más alto desde que comenzó la pandemia. El total de infectados asciende así a 2.428.029 y las víctimas fatales son 56.634.

Frente a este escenario, funcionarios de la Ciudad de Buenos Aires y de la Provincia de Buenos Aires, se reunieron hoy en Casa de Gobierno para evaluar los pasos a seguir y las nuevas medias que se van a tomar.

Allí se hicieron presentes los tres jefes de Gabinete, Santiago Cafiero, Carlos Bianco y Felipe Miguel; y los referentes de los ministerios de Salud, Carla Vizzotti, Nicolás Kreplak (viceministro de Daniel Gollán) y Fernán Quirós.

Infobae consultó a expertos para entender cuál es la foto del coronavirus hoy en la Argentina y frente a este número récord de casos confirmados.

Lo que está ocurriendo en la región era muy difícil que la Argentina estuviera exento, como Brasil, Paraguay y Uruguay. Las cifras pueden continuar en aumento. Venimos viendo que la mayoría de los contagios es a partir de las actividades sociales o familiares, que son mucho más complejas de restringir”, expresó a este medio el doctor Pablo Bonvehí, médico infectólogo jefe de la Sección Infectología y Control de Infecciones del CEMIC, Pablo Bonvehí. Y agregó: “Uno puede restringir actividades comerciales o industriales. Pero no es allí donde están hoy la mayoría de los contagios. Hay que apelar a la conciencia de la mayoría de la gente”.

orge Levalle, Médico Infectologo del hospital Pirovano y miembro de la Sociedad Argentina de Infectología aseguró a Infobae: “No cabe duda que estamos en la segunda ola de esta infección y obviamente es muy preocupante. Sin embargo las cifras que podemos llegar a tener no las podemos conocer, ni nosotros, ni nadie”, dice Lavalle, quien no atribuye este aumento a la salida de la gente hacia puntos turísticos por Semana Santa: “Lo de Semana Santa lo veremos en 10 a 14 días. El número de casos venía subiendo ya antes de Semana Santa”.

Mirna Miglione, médica e investigadora Principal de CONICET en el Instituto Biomédico en Retrovirus y Sida (INBIRS), y miembro de la Asociación Argentina de Alergia e Inmunología Clínica (AAAeIC), agregó a Infobae: “Hace tiempo atrás decíamos que la segunda ola se está viniendo o que iba a venir. Bueno ya es un hecho el aumento que estamos viviendo era esperable. Hay que considerar varios factores, por un lado hay más contagios mayor posibilidad de contagio de Covid porque hay mayor circulación de personas. Eso lo vemos cuando salimos a la calle”.

La idea es que la segunda ola puede ser más agresiva está ligada según el especialista a las nuevas mutaciones del virus. “Las mutaciones que estamos manejando tienen mayor contagiosidad, esto quiere decir que van a afectar mayor cantidad de gente y va haber mayor cantidad de muertos”, expresó.

Sin embargo, Lavalle dijo que “acá no hay magia” y recomendó “fortalecer las medidas de aislamiento, el uso del barbijo, y la distancia social”.

Levalle sostuvo que si uno va a analizando lo que está sucediendo en Buenos Aires, “nos estamos dando cuenta que hay largas en los hospitales, y si uno se pone a analizar la franja etaria, se da cuenta que esta franja está comprendida por pacientes que se van testear, tiene menos de 45, 40 años”. Para el especialista, “esto explica que a pesar del aumento de cantidad contagios, hay poca intervención. El problema es que estos jóvenes son los que pueden infectar luego a la población de riesgo”, agregó Lavalle.

¿El aumento tiene que ver con las nuevas variantes?

“Lamentablemente el último aporte que presentó el Consorcio Proyecto País es que se ha documentado que hay 4 variantes de relevancia epidemiológica en nuestro país y alguna de ellas corresponderá a casos que fueron adquiridos en la comunidad o de origen desconocido. Por ejemplo para la variante de Manaos, los contagiados no estuvo en contacto con alguien de Brasil. La situación de la segunda ola es diferente a lo que vivimos todo el año pasado justamente por las nuevas variantes. Las medidas de prevención y concientización son muy importante y debemos hacer hincapié en ello”, expresó Miglione.

bar - Catriel25Noticias.com

En este sentido, el aumento del ritmo de la vacunación es clave. “Aun con una primera dosis, impacta igualmente en una menor cantidad de contagios y esto a su vez en internaciones. Esto disminuiría el escenario como sucedió en el Reino Unido, en el el riesgo de muerte en mayores de 70 años”, dijo Miglione. Y agregó con preocupación: “Lo que debemos considerar es que se completen las dos dosis para el personal de salud expuesto a las terapias intensivas o con pacientes de Covid”.

La estrategia de usar una sola dosis para llegar a más personas “es buena pero se tiene que tener darse en el marco de una autorresponsabilidad de la gente con todas las medidas”, expresó Miglione.

No relajarse es la cuestión

Ante la poca cantidad de vacunados, lo expertos recomiendan no relajarse. “Mi consejo sería no reunirse en lo social o familiar a menos que sea imprescindible. O solo juntarse dentro de sub burbujas, por unas semanas, hasta tanto se pueda ver cómo evoluciona todo. El principal consejo es disminuir la movilidad, no salir a menos que sea necesario, como hacer compras. Se debe estimular los medios de transporte individuales, habilitando los lugares de estacionamiento libres para quienes tiene otro sistema de movilidad. El Gobierno ha decretado también el trabajo a distancia en la administración pública. Otros sectores que puedan hacerlo también sería muy útil. Tratar de hacer todo a distancia”, dice Bonvehí.

El cansancio de la gente, dice Miglione, se ve en el mal uso de la protección. “Muchos lo llevan colgado como un adorno el barbijo como si fuera un collar. Hay que tener en cuenta que las persona que están vacunadas con dos dosis pueden seguir contagiando, y quizás los síntomas puede ser leves o casi asintomáticos pero las persona vacunadas que se infectan pueden contagiar”, expresó la también docente de la Facultad de Medicina de la UBA.

Desde su óptica, precisó: “Es necesario hablar de la donación de plasma convaleciente, hay que recordar que aún no tenemos tratamiento específicos, es una herramienta posible para que el paciente internado pueda beneficiarse, sobre todo, en los primeros días de la sintomatología”.

Levalle expresó para cerrar: “Esto va a implicar una frustración porque es como volver unos pasos para atrás. Pero no hay que relajarnos desde el punto de vista del cuidado personal, evitar la reuniones, esto está claro. Eso lo vemos en la estadísticas, las reuniones sociales son el gran foco de la enfermedad. Tenemos que aumentar el ritmo de vacunación. No contamos con otro medio que el distanciamiento y la medida de protección individual”.

 

(Infobae)

15 / 100

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.