hospital lopez lima roca

“La meta es que, la persona que necesita internación, sea alojada en unidades individuales. Por eso es la importancia de trabajar con los hoteles”, expresó al respecto la directora del Hospital Francisco López Lima de General Roca, Ana Senesi, mientras terminaba de recibir algunos informes. Uno de ellos indica que en la ciudad, en los primeros días cuando se ponía especial cuidado en detectar personas que habían estado en países de riesgo, se mantuvieron aisladas y con monitoreo del sistema de salud 1.500 personas a los fines de impedir eventuales contagios.

Hoy, según adelantó la funcionaria, se avanza en la creación de habitaciones de terapia intensiva y en la contratación de 50 agentes, entre enfermeros, médicos y técnicos, para reforzar la dotación actual. De todos modos, se trabaja en conjunto entre el sector privado y el público, sólo desde salud pública se aportará un plantel de 800 personas para hacer frente a los afectos de la pandemia en la región.

Para dar cobertura a la estrategia inicial sobre los que venían del exterior o habían tenido contacto con viajeros, se armaron 3 equipos de profesionales. Uno, denominado “Equipo de Notificación”, que actuó en aquellos casos de personas que habían ingresado a General Roca proveniente de los países de riego. Recibido el dato, se les hizo una visita, en la cual debieron firmar una declaración jurada que los obligó a permanecer en aislamiento por 14 días tanto. Tanto para el viajero como para sus contactos directos. Luego, intervenía el “Equipo de Seguimiento”, que tenía la tarea -mediante contacto telefónico y con visitas domiciliarias-, de monitorear los síntomas de estas personas aisladas. Cuando se detectaba una persona con indicios del virus, comenzaba la labor del “Equipo de Respuesta Rápida”.

“Por ejemplo, el conjunto de estos equipos de trabajo comenzó a considerar a Chile como país de riesgo antes que se lo defina como tal a nivel nacional”, explicó Senesi. Mientras estaba vigente este esquema de seguimiento, “se comenzó con el diseño de una estrategia integral para la ciudad”.

Una de las primeras decisiones fue habilitar, a partir de una decisión del ministerio de salud de la provincia, “un circuito que denominamos de pronto ingreso, para incorporar unas 50 personas, destinadas a cubrir sectores fundamentales como enfermeros, médicos, mucamos y chóferes para traslado de pacientes”.

En lo edilicio, el primer avance fue convertir 6 habitaciones del sector de internación general en Unidades de Terapia Intensiva individuales, con todas instalaciones nuevas de oxígeno y monitoreo.

El otro aspecto atendido, fue la capacitación “para informar las correctas medidas de prevención y seguridad con la finalidad de reducir a la mínima expresión las posibilidades de contagio”, agregó la directora del hospital. Fueron incluidos, desde personal administrativo del hospital, hasta directores de escuelas primarias y secundarias, los jefes de departamento de la municipalidad, personal de recolección de residuos municipal, CAIC, y Frigoríficos de frutas.

Además, para reducir la circulación de personas en el edificio central, se reestructuraron los servicios, y Senesi explicó que “por ejemplo, las distintas especialidades médicas comenzaron a atender en los Centros de Salud” barriales. También se trasladó la Terapia Intensiva pediátrica al Hospital de Allen, la actual sala de capacitación y docencia se remodeló para construir el Nuevo Laboratorio de Microbiología Molecular, lugar que albergará al Termociclador (instrumental que podrá hacer los test de Covid-19), y hasta la capilla se transformó Consultorio Respiratorio, con sus conexiones a la red informática del hospital.

Para los pacientes que hoy llegan con el virus, y no requieren cuidados intensivos, ya funcionan los centros de aislamiento para pacientes leves. Por el momento, el primer lugar que recibió traslados de pacientes es el CAC (centro de atención covid) López Lima ubicado en la calle Guatemala 240, con una capacidad de 33 camas.

Según Senesi, “debemos destacar la articulación entre el sector público y privado para combatir en conjunto la pandemia en nuestra ciudad. Todo el personal del sistema de salud se encuentra abocado de forma directa o indirecta a enfrentar esta situación, desde administrativos, seguridad, higiene, médicos, enfermeros, chóferes, asistentes sociales”. (Prensa hospital-ANR)

alas giff1

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.