El Dr. Horacio Doyhenard con 42 años de servicio en el Hospital de Cinco Saltos y con sus 70 años de edad se encuentra desde las 9 de la mañana completamente solo a cargo de cubrir la guardia del Hospital de Cinco Saltos, donde se encuentran internados 7 pacientes con cuadros graves de COVID 19.

«Estoy de guardia desde las 9 de la mañana, solo. Desde las 7 de la mañana, antes de ingresar, traté de hablar con la jefa de guardia, con la directora del hospital, y nadie me respondió. Hasta llegué a decirle que tampoco venía, pero mi conciencia no me lo permite», dijo el médico en declaraciones que publica la página digital Patagonia Post.

Tiene que cumplir la guardia hasta las 21, cuando recién entraría el reemplazo, «si no viene tengo que continuar, porque si me voy es abandono de guardia».

Con mucho dolor y preocupación Doyhenard expresó que «tengo 70 años. Mi preocupación es mi familia. Yo me preparé para todo esto, en realidad lo hago a gusto, hacer algo por la gente, aliviarle lo que sienten».

A lo largo de la mañana indicó que recibió la ayuda de una compañera en tareas administrativas, «pero ahora estoy solo. Ofrecieron mandar un médico de Roca que todavía está a la espera de que llegue. Adentro hay siete pacientes, todos covid, todos con insuficiencia respiratoria; la mitad con oxígeno, la otra mitad sin oxígeno porque no hay bocas de oxígeno ni había tubos de oxígeno tampoco. El problema es estar solo porque en el pueblo suceden otras cosas, accidentes, enfermedades rutinarias, y no se las puede atender»

Agregó el profesional que «la ambulancia no pudo salir porque un médico solo dejando a siete pacientes sin atención es abandono de persona. «No se pudo salir a las llamadas que hubo, que fueron cinco llamadas para que fuera la ambulancia a hacer la consulta a los domicilios».

«Hace 42 años que estoy en Salud Pública, este hospital lo conozco desde esa época: sigue siendo lo mismo, no hay ningún adelanto. Han hecho una construcción para demostrar que están moviendo algo. La guardia no es para tener pacientes graves», indicó el galeno. «Los sanatorios no reciben a los pacientes si están tan graves, y más si uno les dice que tiene Pami o Ipross, que para ellos no es redituable porque nunca les pagan, entonces no los quieren recibir. Así se van amontonando acá, pero el hospital tampoco tiene los recursos ni médicos».

El Dr. Doyhenard explicó que Río Negro tiene 211 camas de terapia intensiva en toda la provincia, que cuenta con una población de 800 mil habitantes. «No pueden permitirse los funcionarios lavarle la cabeza a la gente diciendo que está todo bien, porque no está todo bien».

El médico agregó que los pacientes que aguardan por una derivación pueden ser ubicados en cualquier punto de la provincia. «Es una herejía, es un sufrimiento para el paciente. Un paciente grave mandarlo a 800 kilómetros, me parece que si tenes conciencia, y sos humano, no tenés una mentalidad bestial, no lo podés hacer».

«Se comenta que Catriel recibió ocho respiradores, acá no hay ninguno. De esos ocho no hay nadie que sepa manejarlos. Nosotros, médicos comunes como cirujanos, traumatólogos, no sabemos manejar respiradores. Tiene que ser gente especializada en eso. Están los ocho respiradores tirados allá», concluyó el Dr. Doyhenard.

5 / 100

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.