petroleros obreros

Todos coinciden que la industria está pasando por su peor momento. Los gobiernos intentan buscar acuerdos que minimicen el impacto en los puestos de trabajo. Las empresas iniciaron ajustes en sus estructuras. El gremio petrolero no sabe que pasará el próximo mes.

Luego del derrumbe del precio del petróleo la industria avanza -semana a semana- en una profunda reestructuración. Los primeros en adelantarse fueron las empresas de servicios especiales que inundaron las casillas de correo de sus empleados con propuestas de retiros voluntarios, suspensiones y la imposibilidad de abonar la totalidad de los salarios.

Días mas tarde se conoció la situación de EDVSA. La estrategia que implementó el Directorio presidido por Osvaldo Nunzi puso en alerta a 520 pequeñas y medianas empresas de toda la Patagonia.

Y para cerrar la semana, se confirmó la decisión -de la nueva conducción de YPF- de bajar entre el 10 y el 15% los sueldos de todo el personal. En forma paralela y sin mediar comunicación alguna, se instaló el rumor que el resto de las operadoras iniciarían un severo ajuste en sus estructuras.

Cada señal contribuyó para que desocupados y trabajadores suspendidos iniciaran -este miércoles- los históricos cortes de rutas como forma de visibilizar la problemática laboral.

Quien puso números a la realidad actual fue el Country Manager de la Consultora Multistage, Luciano Fucello.  “Durante el mes de abril y lo que va de mayo no se registraron fracturas” en la cuenca neuquina confirmó en el programa de Plus Energético.

Ernesto Seguel, Subsecretario de Trabajo de la provincia, dijo en el mismo programa que “este parate ha generado un cimbronazo severo de lo que es la empleabilidad” refiriéndose al impacto de la pandemia sobre las distintas actividades económicas.

Desde un inicio la provincia realizó gestiones para minimizar el efecto de la cuarentena. Cámaras, Sindicatos y Estados arribaron a acuerdos que posibilitaron seguir pagando un porcentaje de los salarios y mantener los puestos de trabajo. “La condición fue no despedir y no suspender. Este acuerdo se hizo por sesenta días”, expresó la autoridad laboral.

“Hay otras actividades que se han complejizado… hay firmas como EDVSA que tienen una situación muy compleja” comentó Seguel durante la entrevista, para luego reconocer que con “esta situación del Covid-19, hay actividades que realmente es difícil que vuelvan en el corto plazo”.

Este viernes, circuló un audio de Guillermo Pereyra que pone en evidencia la situación de la industria. “La crisis se profundizó de tal manera que no se sabe que va a pasar… las refinerías están cerrando, tienen los tanques llenos, no hay evacuación, no hay consumo… los oleoductos están todos repletos… no hay actividad” se escucha decir al Secretario General del gremio petrolero.

“La situación es de extrema gravedad… estamos terminando el mes y nadie sabe cómo vamos a seguir…” remarcó el líder sindical. La realidad es que los acuerdos y el DNU, que impide despedir personal, vencen a fin de mes. Está todo parado y no hay signos de reactivación.

Desde que comenzaron las medidas de prevención y aislamiento social, los gobiernos instalaron en el consiente colectivo el rol protector del estado en materia de salud y trabajo. Mas allá de las intenciones y las buenas medidas adoptadas, la sociedad comenzó a tomar conciencia de la real dimensión de los efectos que produce una pandemia en las economías de los países.

Ahora también será el momento que empresas y sindicatos tomen conciencia, cómo dijo Ernesto Seguel, que “en el mundo del trabajo y de las relaciones laborales, va a ver un antes y un después de esta pandemia”.

 

alas giff1

995x150-PlanCastello

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.