Un violento hecho policial se produjo en la madrugada de ayer en esta localidad, cuando un vecino le pegó a otro con un caño y le produjo heridas en la cabeza. Fuentes policiales revelaron que se trataría de un altercado por una supuesta infidelidad. El damnificado no quiso presentar la denuncia y el incidente quedó solo en un acta de constatación.

El problema vecinal fue entre dos moradores de las inmediaciones de la esquina de Quemú Quemú y Rancul. Viven «a la vuelta», uno se habría enterado que su mujer habría visitado al vecino y fue a pedirle explicaciones al otro.

Aunque no hay precisiones, porque no hubo investigación dado que el damnificado no quiso denunciar, estiman que comenzó una discusión y la pareja de la mujer esgrimió un caño de gas y le produjo a si interlocutor un fuerte golpe en la parte frontal. Posteriormente fue atendido en el Hospital Jorge Ahuad.

«La cosa no está muy clara -le dijo el subcomisario Samuel Zúñiga, jefe de la Comisaría Departamental, a nosotros nos llamaron a las 2.50 de la mañana, cuando fuimos estaba este señor herido y vino la ambulancia con personal médico del Hospital. Lo trasladaron y le hicieron atenciones en las escoriaciones que tenía en su parte frontal», señaló.

«El damnificado, como es un tema de instancia privada, no quiso denunciar así que se hizo un acta. Y, además, no quiso quedarse internado y apeló al alta voluntaria y se fue a su casa», concluyó Zúñiga.

5 / 100

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.