Con el apoyo de todos los bloques, el Senado convirtió en ley esta semana, con 66 votos a favor, los proyectos que eximen de Ganancias a los trabajadores que cobren hasta $ 150.000 y los jubilados que perciban hasta ocho haberes mínimos, y una reforma al régimen de Monotributo.

Entre las principales modificaciones en Ganancias, se subió el piso para los trabajadores en relación de dependencia que cobren hasta $150.000, sin sumar el aguinaldo. La actualización de ese piso ya no se hará por el índice Remuneración Imponible Promedio de los Trabajadores Estables (RIPTE), sino a discreción del Gobierno. El Ejecutivo también podrá aumentar las deducciones para quienes perciban entre $ 150.000 y $ 173.000.

El proyecto establece además que el piso para que las jubilaciones paguen el impuesto será de ocho haberes mínimos, unos $ 152.280, y no habrá ninguna mejora para los autónomos.

Sobre las deducciones, algunas exclusiones son el reintegro de los gastos de guardería y jardín para hijos de hasta 3 años si la empresa no tuviera esas instalaciones. A esto se suma la provisión de herramientas educativas para los hijos y el pago de cursos o seminarios de capacitación.

También quedan exentos los bonos por productividad hasta un 40% de la ganancia no imponible y los convivientes en concubinato, además de que se duplica la deducción por cada hijo incapacitado para el trabajo.

La vigencia del proyecto será retroactiva a enero, por lo que quienes pagaron por enero, febrero y marzo, recibirán un reintegro de lo retenido en abril.

Hasta ahora, un trabajador soltero sin hijos que gana $ 110.000 brutos tendría un descuento mensual por Ganancias de $ 1.658 mensuales, pero con las modificaciones dejará de pagar el impuesto y en abril se le reintegrarán los $ 4.974 retenidos de enero a marzo.

En el caso de los jubilados, podrán acceder a una deducción incrementada de seis haberes si tienen otros ingresos por hasta $ 150.000, como un plazo fijo (en cuyo caso sólo podrá deducir un haber).

-> Monotributo

Por su parte, la reforma del Monotributo propone actualizar los topes de cada categoría y crea un puente para facilitar el ingreso al régimen de autónomos. El ajuste de los parámetros para 2021 será de 35,29%, según la evolución del salario mínimo garantizado durante 2020.

Por otra parte, se suspenderá la exclusión del Monotributo para los contribuyentes cuyos ingresos brutos hayan excedido hasta un 25% la máxima categoría. En este caso, se podrá optar por permanecer en el Régimen Simplificado (pagando la diferencia entre lo abonado y la categoría máxima) o pasar al Régimen General (considerando la exclusión desde el día que se superó el límite de la categoría máxima).

Para 2021, los contribuyentes que queden dentro del régimen general tendrán un crédito fiscal adicional de IVA y una deducción adicional en Ganancias.

La titular de la AFIP, Mercedes Marcó del Pont, aseguró hace unos días que las modificaciones “representan un alivio para muchas personas porque la transición del monotributo al régimen de autónomos no será tan abrupta”. “Antes ese cambio era un salto al vacío y ahora los contribuyentes contarán con un puente que será sencillo de transitar”, sostuvo.

Según la funcionaria, los cambios en Ganancias “suponen incorporar ingresos disponibles que irán principalmente al consumo por más de $ 47.000 millones que van a apuntalar el proceso de recuperación económica”.

 

11 / 100

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.