“Pensé en abandonar el trabajo…” dijo visiblemente emocionada María José Rozas, conocida vecina de localidad que había perdido casi el 89% de audición y gracias a una campaña solidaria que organizó su familia y la colaboración de la comunidad, pudo comprar el audífono que le cambió la vida.

 

En 2016 María José comenzó a sufrir algunos problemas auditivos y decidió consultar a un especialista, allí le informaron que podía deberse a una cuestión hormonal o posiblemente hereditaria (genético), estaba perdiendo la audición. Pero la situación comenzó a agravarse de tal manera, que llegó a tener una pérdida auditiva superior al 89%.

 

El audífono que necesitaba sólo podía adquirirse en el exterior (Dinamarca) y su monto superaba los 260 mil pesos, por lo que la mujer decidió desistir del tratamiento “no estaba a mi alcance comprarlos, eran muy caros. Para salir del paso me compre unos pequeños en Mercado Libre, pero no eran los que yo necesitaba y según la médica me perjudicaban la audición”, relató en una entrevista con “Radio Alas y C25N”.

 

“Mis hijos sufrían conmigo porque yo no escuchaba“, dijo angustiada, y a partir de esa situación decidieron retomar los estudios con el médico, “porque era mucha la audición que había perdido”, contó.

 

 

CAMPAÑA SOLIDARIA

 

El valor del audífono que debía adquirir para mejorar su audición era importado de Dinamarca y tenía un costo de $ 267.000, a pesar del elevado costo, se organizaron para poder reunir los fondos necesarios.

 

Con mis hijos, mi familia de Mendoza que me ayudó un montón, de 25 de Mayo, mi familia de Añelo, comenzamos a vender numeritos para juntar el dinero, hacer masas, tortas fritas, cosas dulces para reunir el dinero. Reunimos más de la mitad con los números y ahí empezamos a hacer la venta de tortas”, manifestó María José.

 

Recibí mucha ayuda de toda la comunidad, nunca pensé que tanta gente podía colaborar conmigo, estoy tan agradecida de todos, porque me ayudaron mucho”, expresó emocionada.

maria jose rosas e1626312471540 - Catriel25Noticias.com

SENSACIONES

 

María José contó cómo impactó la pérdida de audición en su vida cotidiana, “a mí me afectaba mucho aunque algunos no se dieran cuenta, más en el trabajo que me costaba comunicarme con mis compañeras, tenían que andar a los gritos... pensé en abandonar el trabajo“, dijo entre lágrimas.

 

No me daban ganas de comprar, lo hacía mi familia, me empecé a aislar, inicié cursos de tejido pero los terminé abandonando, por el mismo motivo, me afectó mucho. Salía de mi casa sólo al trabajo”, sostuvo.

 

 

“FUE UN CAMBIO EN MI VIDA”

 

Luego de padecer las consecuencias de la falta de audición, junto a su familia decidieron emprender el desafío de comprar el audífono: “hace un mes que fui a Neuquén y me hicieron la prueba de los audífonos, note mucho el cambio, fue increíble. Antes ni siquiera escuchaba los autos que pasaban por la calle, no escuchaba ni mis pasos, el televisor y la radio los escuchaba a todo volumen.

 

Escuchaba FM Alas a todo volumen y mi familia me decía: pones la radio para todo el barrio”, contó entre risas.

 

Gracias a Dios tengo los audífonos, hoy ya se cumple una semana que me los entregaron. Yo pensaba juntar la mitad del dinero y hacer el resto en cuotas y lo pudimos pagar al contado”, dijo emocionada. “Me dijeron que me va a ir mejorando la audición, los especialistas lo calibran y van ajustando el sonido”.

 

Estoy muy agradecida de Radio Alas que les dio difusión a la campaña”, concluyó María José Rozas.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.