Boca lo hizo de nuevo: por penales eliminó a River por segunda vez consecutiva, esta vez por la Copa Argentina. Fue un empate muy aburrido sin goles y luego el Xeneize salió victorioso con un contundente 4-1. El equipo de Miguel Ángel Russo juega mal y no gusta, pero en los mano a mano con el Millonario demostró tener la cabeza clara.

Para alcanzar esta instancia, el Xeneize dejó en el camino a Claypole (2-1 en 32avos) y Defensores de Belgrano (3-0 en los 16avos). Ahora en la lista de rivales que quedaron atrás se le suma River, que tuvo dos situaciones muy claras para ganarlo en los 90 minutos, pero falló y se vio atrapado por el plan defensivo de su rival. “Este grupo se merecía algo así”, reflexionó el arquero Agustín Rossi, de buen desempeño.

En la definición por penales anotaron Marcos Rojo, Juan Ramírez, Cristian Pavón y Carlos Izquierdoz para Boca, mientras que David Martínez fue el único acierto por el lado de River; el arquero Rossi contuvo el remate de Julián Álvarez y Braian Romero la tiró afuera. Ahora el Xeneize buscará seguir en competencia cuando enfrente en los cuartos de final a Patronato de Paraná, que había dejado en el camino a Villa San Carlos (1-0).

Esta es la segunda vez en el año que Boca elimina a River en los penales en un competencia local, ya que había sucedido lo mismo por la Copa de la Liga Profesional, también en octavos de final, luego de haber igualado 1-1 en los 90 minutos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.