Cada vez que un libro es llevado a la ficción genera controversias, ya que muchas veces cuestiones importantes para la historia original no llegan a abordarse en el proyecto audiovisual o los actores elegidos no cumplen con la expectativas de los fanáticos. Y la primera temporada de Valeria, la serie de Netflix inspirada en la saga creada por Elísabet Benavent, tuvo muchos detractores. Sobre todo porque más allá de los personajes en sí, no siguió con el hilo de la novela.

Sin embargo, el proyecto logró cautivar al público que no conocía la historia original y fue renovada por la plataforma de streaming, pero para la segunda entrega, que estará disponible a partir del 13 de agosto, hicieron varios cambios para dejar a todos contentos. Incluso a Benavent, que desde un principio había aclarado que sus novelas y la serie eran dos proyectos diferentes. «Hacer una adaptación audiovisual de un libro es muy difícil, porque la imaginación es un campo muy vasto y subjetivo, y es muy complicado encontrar un punto en común en la imaginación de miles de lectores», reconoció la autora española.

Y señaló que le gustan más los nuevos capítulos porque retoman el universo que creó: «No puedo negar que estoy mucho más satisfecha de la segunda temporada, en la que hay una clara voluntad de volver al original». La escritora concibió la saga con una mirada realista sobre la vida de un grupo de amigas de treinta años. «Hay dramas del primer mundo, dramas del día a día, y preguntas quizás más trascendentales que nos hacemos sobre todo las mujeres a partir de los 29-30. Nos han hecho creer que tienen que ser fuegos artificiales. El lenguaje de Valeria está construido sobre esa verdad y es una verdad en la que nos podemos encontrar todos», explicó en una entrevista.

En los nuevos episodios, Valeria -interpretada por Diana Gómez- viene de atravesar fuertes cambios en su vida. Y luego de una mala racha sentimental y profesional, deberá enfrentar una decisión que podría marcar su futuro como escritora: esconderse tras un pseudónimo y vivir finalmente de su profesión o renunciar a la publicación de su novela y seguir exprimiendo el inagotable mundo de los contratos basura. Su presente es cambiante, pero siempre cuenta con el incondicional apoyo de Lola (Silma López), Carmen (Paula Malia) y Nerea (Teresa Riott), con quien forma un grupo de amigas tan diferentes como unidas. (NA).

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.