DestacadasNACIONALESNOTICIAS

Las carnicerías de la región esperan otra suba de precios por el fin de la media res

El martes cambia la forma del abastecimiento de carne desde los frigoríficos y matarifes.  Polémica e intereses cruzados en la cadena comercial.

En un marco de fuerte incertidumbre, los frigoríficos y mataderos de la región adaptan a distinto ritmo sus instalaciones por los cambios que implicará el fin de la comercialización de la media res. Los carniceros hacen cálculos, esperan los envíos y no saben qué cortes pueden perder con los nuevos trozados y a qué precios les llegarán.

Así está en panorama para la venta minorista de carne vacuna de cara al martes próximo, cuando deje de circular la media res, una medida que busca proteger la espalda del trabajador que hombrea entre 90 y 120 kilos, pero que dañaría al bolsillo del consumidor porque ya alertan con subas de precios en el mostrador.

 

¿Cómo será el nuevo trozado?

 

 

A diferencia del traslado tradicional, la media res llegará ahora trozada y embolsada en tres partes que no deben superar los 32 kilos: cuarto trasero, delantero, costillar y paleta.

“El costo del troceo va a impactar en el valor de la carne. El frigorífico no lo va a hacer gratis”, advirtió un distribuidor.

El gerente del matadero de Luis Beltrán, Darío Vázquez, coincidió: “Algo de esto se va a trasladar al consumidor, pero hoy no sabemos bien cuánto será”.

Dependerá del oficio del carnicero sacar el mayor rendimiento, adecuarse con sus los cortes a lo que les llega y garantizar precios para que el consumo no siga cayendo por la inflación galopante.

El asado por las nubes

 

Con el kilo de asado que ya roza los $2.000, el carnicero se prepara para hacer más malabares.

El cambio en la comercialización originará readecuaciones de los frigoríficos pero ninguno habló de qué pasará con los precios. Habrá que estar atentos a las pizarras de los comercios en las próximas horas .

Con los cambios, las plantas de faena deben sumar salas de troceo y personal, sierras automáticas, etiquetadoras y balanzas.

De los cuatro grandes frigoríficos que operan en la región, solo uno anunció que ya se adecuó. Los frigoríficos consumeros de diferentes regiones del país van al paro. No harán faena ni distribución de carnes desde el 1 de noviembre para reclamar al gobierno que suspenda el troceo por los costos que deben afrontar.

Los distribuidores de carne también se quejan porque van a tener que caminar más la calle. El carnicero podrá elegir que corte bajar, pero ¿qué hará el distribuidor con el sobrante?

En los matarifes reina el nerviosismo y piden tiempo para readecuarse. El municipal de Beltrán, que coloca el 70% de su producción en Neuquén y Alto Valle, suspendió la actividad para reacondicionar la planta.

“Esto será ensayo y error, hasta que el nuevo sistema se aceite”, expresó un distribuidor.

El temor del carnicero

 

Para los carniceros, la preocupación viene por otro lado. Temen que la entrega llegue a precio más caro y que se pierdan cortes que ellos garantizaban con su propio desposte. “El kilo de carne con hueso en la media res ronda los $ 1.000, con el nuevo sistema aseguró que se irá por arriba de los $ 1.200”, anticipó el dueño de una carnicería de Regina.

“Desconozco de qué manera van desarmar la media res, cómo la van a entregar ahora. Si no está bien hecho el troceado, voy a perder cortes importantes”, explicó Claudio Medina, que atiende una carnicería en el centro de Roca.

Sepúlveda agregó que el cambio va a condicionar la carga en los camiones, porque tendrán menos capacidad, al no acopiar la carga en medias reses. “Al desarmarla, el volumen mayor. Van a llevar menos kilos por viaje y eso va a impactar en el precio”, opinó.

También señaló que la comercialización va a cambiar porque “en la cámara de frío la media res se puede guardar más tiempo y ya despostada no es lo mismo”.

En cuanto a los cortes predominantes, también habrá algunos cambios, dijo Sepúlveda. En su cadena de carnicerías en Bariloche suelen comprar medias reses y refuerzos de “corte parrillero”, que se integra con asado, vacío y matambre. En adelante, la combinación será distinta.

Alfredo Alvira, titular de una carnicería en el barrio Las Victorias de Bariloche, planteó otra inquietud. “¿Por qué nadie habla de otro tema que sí nos perjudica mucho como la barrera sanitaria al sur del río Colorado, aunque hace más de 20 años que en la región no hay aftosa?. No se entiende ni se soluciona y acá el asado se sigue pagando 50% más caro que en Buenos Aires”.

«Se arruinan la espalda»

 

Los carniceros avalan el fin del sistema de la media res en defensa de la salud de los trabajadores.

En las consultas que hizo Río Negro, dijeron que la carga “les arruina la espalda y las ART no los cubre”.

“Para echarse 100 kilos de carne hay que tener técnica, sino te rompés . La gente joven lo hace, pero después ese esfuerzo te pasa factura: hernias de disco, lumbalgias…”, dijo David Sepúlveda, carnicero de Bariloche.

“Las afecciones los obligan a jubilarse 10 años antes”, añadió Alberto Fantini, del gremio de los trabajadores de la carne.

“Se vela por el bienestar del trabajador -dijo Barayazarra, del Sindicato de Obreros de la Industria de la Carne- debemos ser los únicos en el mundo que aún trasladamos la media res”.

Los frigoríficos se adecúan pero no hablan de precios

 

“Ya nos adecuamos y estamos listos para empezar a faenar el martes bajo las nuevas condiciones ”, indicó Felipe Gerbán, al ser consultado por Río Negro. Es el titular de la cooperativa J.J.Gómez, ex Fricader, una de las plantas de mayor faena en Río Negro.

Distinto es el caso del matadero de Beltrán -que si bien cuenta con habilitación de tránsito federal y abastece en mayor medida a Neuquén y Alto Valle- no llegará a tiempo para la fecha y ya suspendió su faena de mañana.

Desde otros grandes abastecedores de la región, no se dio a conocer información sobré qué harán el martes. Ningún frigorífico deslizó qué pasara con los precios.

“Nosotros no hacemos hombreo en el frigorífico sino que se realiza a través de un aparejo eléctrico que lleva la media res al camión. En estos momentos no comercializamos carne a minoristas, por lo cual no tenemos ese problema”, dijo Gerbán.

Ahora les exigen hacer los cortes para la carne que está destinada a los matarifes que no cuentan con el denominado ciclo 2 (desposte).

“Hay matarifes que están habilitados para hacer el troceo y les podríamos despachar las medias reces enteras y el corte lo hacen a su gusto. Pero para aquellos que no tienen el ciclo 2 habilitado, somos nosotros los que deberemos hacer el servicio”, dijo Gerbán, y aclaró que tendrán que realizar los cortes y el embolsado.

Añadió que ya contaban con una sala para desposte pero no la utilizaban porque no había necesidad. Y es por eso que realizaron una inversión superior a los 8 millones de pesos para reacondicionarla. “También tuvimos que contratar más personal”, dijo el titular de la cooperativa.

Desde el matadero de Beltrán, sus directivos indicaron que realizaron una “fuerte inversión” para modificar la sala de cargas, mesas de troceo, adquirieron maquinarias, además de la reasignación de personal.

(Río Negro)



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

[Fancy_Facebook_Comments]














Botón volver arriba

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios