La localidad de 25 de Mayo (LP) cuenta con una estadística dramática sobre suicidios, sobre todo de adolescentes y jovenes.
Estados depresivos, familias desemembradas y consumo de estupefacientes y alcohol, son parte de esta preocupante realidad.

Se trata de un joven de la localidad que está atravesando un difícil momento y decidió contar su historia, “espero sirva para algo” dijo.
“Esto no es una cadena. Es súper difícil ayudar a una persona que está al borde del SUICIDIO. Saben porque se los digo? Porque a mi hace muy pocas semanas me lograron salvar, si no mandaba mensajes de despedida no la estaría contando ahora, ya que mucha gente actuó rápidamente, me encontraron y me lograron llevar al hospital rápidamente donde hicieron todo para salvarme.
Consumi todas las pastillas que habían en casa, ya no quería vivir más y por poco no logre mi objetivo. Se muy bien como piensa una persona así y en el infierno que se encuentra y aúnque el dolor es diferente, el objetivo es el mismo, terminar con el dolor que tanto a uno le abruma, que rebalso el vaso.
Gracias a Dios que me dio una segunda oportunidad y estoy saliendo a flote. Gracias a la contención exclusiva de mis papas que estuvieron y estan las 24 horas dándome contención y escuchando, gracias a mis hermanos,familia y a verdaderos amigos que no me soltaron en ningún momento después del hecho y sin dudas a la atención psicológica del hospital y médicos de 25.
Siempre tuve personas con quienes hablar y en mayor parte de mi vida siempre me vieron feliz, pero saben que? Los fantasmas del pasado, las luchas internas y el dolor, en cualquier etapa de la vida hacen que se tape todo lo lindo y que no sea suficiente.
Las luchas internas son las más dificiles que batallar y si bien eh ganado muchas, hay momentos en que uno las pierde, uno ya no da más y hace lo que hace, lamentablemente solo se ve eso. Aun teniendo todas las herramientas para estar bien, en las primeras semanas después de lo que hice no quería seguir viviendo y pensaba volver a hacerlo, no queria luchar más, las palabras que me decían me entraban por un oído y salían por el otro.
Llore muchísimo, no tenía hambre, dormi mucho, pasé días que tuve insomnio, pasé días en los que me daba miedo hasta irme a bañar o hacer cosas sencillas.
Poco a poco fui viendo mi vida nuevamente con otra perspectiva, me costó muchisimo. Un día vinieron 3 amigos de Nqn que cayeron de sorpresa y que colaboraron en levantarme. Comence a ir a lo de un amigo con más experiencia en la vida, sea a la hora que sea me recibía y me escuchaba y me dio mucho Consuelo.
Tengo amigos que me llaman y me escriben todos los días diciéndome lo importante que soy para ellos y me dan consejos muy útiles para lograr pasar el día a día, mi vieja todas las noches se levanta a verme para ver si estoy bien en mi pieza.
Todavia hay personas que no se recuperan de lo que hice y que también necesitaron contención, porque la familia y muchas seres queridos también la necesitan. Nunca los juzguen. Pasan miles de cosas ante la decisión que uno toma y le afecta a todos.
Sin dudas el AMOR en estos casos es esencial. Sepan que todo lo que digan hoy en Facebook no sirve para nada, pero si pueden centrarse en ser útiles y contener a ese Papá Victor y su esposa que casualmente son de mis mejores amigos (estuvieron y sufrieron mucho por mi situación) a sus hermanos, tíos, a esos abuelos, a sus amigos que están sufriendo hoy.
Yo no me siento orgulloso contando esto pero espero que sirva de algo o tal vez no, pero siento que debo hacerlo. A Andres lo conozco de chiquito, nos criamos juntos y me duele mucho que no halla podido salir de esta, pero estoy seguro que libró muchas batallas antes de esta decisión y se amo a su familia y a su entorno con todo su corazón. Se que ahora esta descansando así como tantos chicos y chicas que lucharon y no pudieron salir batallosos de esto que tanto daño hace” concluye la conmovedora carta escrita por Emma Maisares.
Miguel villablanca
4 / 100

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.